Una fuerte tormenta azotó el área de Kansas City, provocando tornados que derribaron árboles y cableado eléctrico, dañaron casas e hirieron a por lo menos una decena de personas en el aluvión más reciente de mal tiempo que trajo alertas de tornados tan al este como la ciudad de Nueva York.

La ronda más reciente de condiciones climáticas dañinas en el centro de Estados Unidos se produjo un día después de que las tormentas violentas mataran a una persona e hirieran a por lo menos 130 en Indiana y Ohio.

Mark Duffin, de 48 años, se enteró por su esposa y un reportaje televisivo que un tornado poderoso se dirigía hacia su casa en Linwood, Kansas, a unos 48 kilómetros (30 millas) al oeste de Kansas City.

Lo siguiente que supo es que las paredes de su casa se estaban cayendo.

Duffin le dijo al diario Kansas City Star que agarró un colchón, siguió a su hijo de 13 años al sótano y se protegió él y a su hijo con el colchón mientras la casa se derrumbaba a su alrededor.

“Estoy contento de haber encontrado a mis dos perros vivos”, dijo. “Mi esposa está viva, la familia está viva, yo estoy vivo. Así que, eso es todo”.

Al menos una decena de personas fueron internadas al hospital de Lawrence, Kansas, informó la portavoz del hospital Janice Early. También se reportaron daños en los pueblos de Bonner Springs y Pleasant Grove.

La agencia de manejo de emergencias del condado de Douglas, en Kansas, dijo en Facebook que 15 personas resultaron heridas, tres de ellas de gravedad. Agregó que las tormentas provocaron un tornado que azotó un vecindario en las afueras de Lawrence.

La zona metropolitana de Kansas City, de alrededor de 2,1 millones de habitantes, parecía haberse librado del impacto directo que se temía a primera hora de la tarde, cuando el servicio meteorológico anunció una emergencia por tornado.

Aun así, la tormenta obligó a evacuar el Aeropuerto Internacional de Kansas City. La gente se refugió durante una hora aproximadamente en un túnel que conduce al estacionamiento.

Los vuelos se retrasaron más de cinco horas debido a los escombros en el aeródromo. El portavoz del aeropuerto Joe McBride dijo que los escombros incluían ollas, paneles de pared y otros artículos que aparentemente volaron por el aire a casi 80 kilómetros (50 millas) del tornado de Linwood.

Staff Imagen del Golfo/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO