Perfilando

* Ramos Alor, le preparan su salida

Por Iván Calderón

  Si el Fiscal General del Estado Jorge Winckler Ortiz, desea consolidar su posición y exponer ante la opinión pública que de verdad es un personaje libre y autónomo, tiene la enorme obligación de darle curso a las denuncias presentadas por los actuales funcionarios en el Gobierno de Cuitláhuac García contra el personal del Yunismo.

  La neta.

  De lo contrario, su funcionamiento y legitimidad serían aún más mancillados por la nula actuación de los que en su momento fueron, sí, sus aliados, pero que ahora son señalados por diversos delitos y a don Jorge le guste o no, como Fiscal tiene que proceder.

  Winckler tiene la enorme oportunidad de demostrar que la Justicia en Veracruz es pareja, sin cuatachismos, compromisos o compadrazgos, pues hasta el momento, con el cúmulo de señalamientos que existen contra ex funcionarios del Gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares no existe ninguna investigación o alguna orden de presentación, nada de nada.

  Caray, tal parece ser que en los temas “azules” en la FGE “nadan de a muertito”.

  Gravísimo error.

  Todo lo anterior sale a relucir luego de que el actual titular de la Secretaría de Desarrollo Social Guillermo Fernández Sánchez, lamentara que las investigaciones sobre las denuncias que el área jurídica ha presentado en la Fiscalía no estén avanzando, aún y cuando existen pruebas fehacientes sobre malos manejos en esta dependencia, desvío de recursos y hasta adjudicaciones directas.

  Incluso, el Secretario de Sedesol destacó que aunque existen varias acusaciones, la Fiscalía ni siquiera ha llamado a los responsables jurídicos de esta dependencia a ampliarlas.

  Es decir, lentitud total.

  Y no solo eso, también en la Secretaría de Educación se expusieron malos  manejos y ante el evidente tortuguismo, se decidió acudir a la Fiscalía General de la República donde el Gobierno de Veracruz presentó otra denuncia penal por un presunto desvío de $670 millones de pesos.

  Pero esa, es otra historia.

  En fin, si Winckler Ortiz desea legitimarse y quitarse de una buena vez el manto público de Yunes Linares tiene que actuar en consecuencia y resolver punto por punto si existe algún delito por perseguir, pues nos queda claro que después de algunas pruebas presentadas de manera mediática, si existieron manejos indebidos y comportamientos inadecuados como las adjudicaciones directas a las empresas del líder del PAN José de Jesús Mancha Alarcón.

  Ya veremos qué es lo que pasa y ojalá aquí no aplique eso de lo de “para los amigos justicia y gracia, mientras que para los enemigos, la ley a secas”.

POR CIERTO, ya que los de la “4T” se andan descarando con sus nexos con el Duartismo, luego de la llegada de Enrique de Jesús Nachón García, trasciende que al que le andan “zopiloteando” el puesto es al ineficiente Secretario de Salud Roberto Ramos Alor, al grado de que ya se maneja el nombre de otro “Duartista” para sucederlo.

  Nos referimos al doctor Luis Fernando Antiga Tinoco. Es más, según comentarios del informado periodista Rodrigo Barranco, ya hasta celebró su próximo destape, acompañado de personal médico y de empresarios de la zona conurbada “Veracruz-Boca del Río”.

  ¿Será? lo cierto es que sea quién sea a Ramos Alor ya le preparan su despedida.

@IvanKalderon

ivancalderonflores@nulloutlook.com