Es, quizás, un imperdonable cabo suelto que dejó Enrique Peña Nieto al dejar Los Pinos. Las causas contra Emilio Lozoya son un frente judicial que podría impactar más temprano que tarde contra otros integrantes de ese Gabinete. Pero, sobre todo, parecen el escenario ideal para resolver viejas confrontaciones políticas. Y acaso puedan complicar, además, la tersa relación que construyó la tecnocracia con la 4T. El punto final de López Obrador por momentos parece tambalear con esta disputa.

 

Javier Coello Trejo -abogado de Emilio Lozoya- negó que la presunta investigación por sobornos contra EPN haya sido agitada por su defendido, y rechazó las versiones acerca de un acuerdo con las autoridades de Estados Unidos para revelar, como testigo protegido, todos los detalles de la corrupción en el sexenio anterior.

 

Usted dice que no hay nada sólido ni consistente contra Lozoya. En la Fiscalía General se preguntan por qué afirma eso, si al mismo tiempo se queja de no conocer los expedientes. ¿Hasta qué punto conoce las evidencias contra su cliente?
En el expediente de la Fepade -que maneja la causa Odebrecht- ya estoy notificado y sí he tenido acceso. También conozco el expediente de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delitos Federales. Más bien lo que ellos no dicen son las pruebas que hay en el expediente. Obviamente no las puedo revelar pero en su momento van a salir a la luz, si es que ellos judicializan el expediente. Estamos hablando siempre de Odebrecht.

Los ataques en los medios, todas las filtraciones, nos llevaron a comprender que, pese a que no se trate de un delito grave que no amerita prisión preventiva oficiosa, toda la actitud del ministerio público de la Federación fue engañosa hacia el juez”

Ya en el asunto de Agro Nitrogenados conozco lo que la Fiscalía le entregó al juez de control en la solicitud de la orden de aprehensión, y la orden de aprehensión misma, porque a través del juicio de amparo, el juez de control tuvo que rendir su informe justificado. Lo que sí le puedo decir es que lo dice esa orden de aprehensión es ilógico. ¿Usted puede considerar que haya sobornos anticipados? Es decir, ¿que yo puedo recibir un soborno por si soy beneficiado en un negocio que se termina haciendo dos años después? Es ilógico.
El entorno de Peña Nieto le apunta a Claudio X. González por la denuncia anónima ante las autoridades de EU
A ver. Libran la orden de captura porque dicen que Lozoya recibió de Altos Hornos de México más de 3 millones de dólares y que los recibió entre marzo y octubre del 2012. Nada más que Lozoya no era funcionario, nada más que lo que no dicen es que ellos ven los depósitos en la cuenta de Tochos Holding Limited, que es una empresa de Emilio, pero no ven de dónde se derivan esos depósitos.
Ellos hablan de una ilicitud del dinero. No es así y lo vamos a probar en la ampliación de amparo. Existen contratos entre Tochos y AHMSA para estudios e investigación. Están los contratos, los entregables, las facturas.
¿De qué eran los estudios que le encargó AMHSA a Lozoya?
Eran estudios sobre la viabilidad del tren México-Toluca, que era una licitación a la cual una empresa de AHMSA se iba a presentar. Son estudios socio-económicos, de evaluación, de factibilidad financiera. Es el trabajo que Lozoya hizo toda su vida. Porque así como Emilio trabajó para ellos, también trabajó para muchísimas otras empresas. No ha ocurrido nada ilícito.

¿Por qué Lozoya ha tenido que ausentarse, si hay tantos argumentos en favor de la defensa?
A ver, tenemos pruebas contundentes, pero tuvimos que medir las consecuencias de que él se presentara ante el juez de control. Vemos que desde 2017 lo vienen defenestrando en los medios de comunicación a través de filtraciones.
Hoy le expliqué a Reforma de dónde salió el dinero con el cual la esposa de Emilio compró su casa en Ixtapa. Les mostré los estados de cuenta de la señora, las acciones que ella tiene en Alemania, el convenio prenupcial del matrimonio.
Todo eso, todos los ataques en los medios, todas las filtraciones, nos llevaron a comprender que, pese a que no se trate de un delito grave que no amerita prisión preventiva oficiosa, toda la actitud del ministerio público de la Federación fue engañosa hacia el juez.
Nosotros recibimos la orden de aprehensión a través del juez de amparo y ahí nos dimos cuenta de toda la maniobra. Nos alerta también la salida a la opinión pública del doctor Santiago Nieto diciendo que congela las cuentas de Emilio a pesar de que no tiene facultades para hacerlo. Pues, somos viejos en estos. ¿Qué está diciendo? Que vienen sobre Emilio. Y luego lo confirmamos en la querella de Nieto, que está repleta de juicios de valor. Eso no se puede, el Código Penal lo prohíbe.
Todo eso lo encaminó a Emilio -porque es una decisión muy personal- a decidir no presentarse.
Lozoya nunca declararía contra Peña Nieto en EU. Su lealtad no está en duda. Pero no ha habido nadie de sus compañeros, e incluso de quienes le daban indicaciones, que hayan salido a decir: “Oigan, espérenme tantito”.
No se presenta a declarar, y casi en automático se cae la suspensión de esa orden de captura. A los pocos días, se filtra la noticia de que EU estaría investigando a Peña Nieto por la compra de Fertinal, un dato que pareciera en línea con su estrategia de defensa. Está muy fuerte la versión de que Lozoya podría haberse inscrito como testigo protegido en EU. ¿Usted lo desmiente?
Absolutamente. Nunca lo haría. A ver, a Emilio Lozoya lo han acosado mediáticamente y eso lastima. Su lealtad no está en duda, pero no ha habido nadie de sus compañeros, e incluso de quienes le daban indicaciones, que hayan salido a decir: “oigan, espérenme tantito”.
Por ejemplo, en el caso de Agro Nitrogenados, la Fiscalía mañosamente parece desconocer que el Consejo de Administración de Pemex estaba al tanto de toda la operación. Digo más: recuerden que en el Pacto Por México ya había un mandato para que Pemex fuera una empresa productiva y que se involucrara en el negocio de fertilizantes.
Tampoco nadie dice que Agro Nitrogenados no sólo era una planta, esos supuestos “fierros viejos”, sino también un puerto con muelles, con carga… Un puerto. Eso no se ha dicho. Se compró una cadena productiva con gran capacidad para producir fertilizantes. Todo eso se le informó al Consejo de Administración.
Hace algunos días, usted dijo que no se avanzaba sobre el caso de Fertinal -y sólo se concentran sobre Agro Nitrogenados- porque estarían defendiendo intereses. Uno intuye que se refiere a Banco Azteca, de Ricardo Salinas Pliego. ¿Por qué lo estarían protegiendo?
Porque en Fertinal no es tanto la compra de la planta, sino la deuda que esa compañía tenía con Banco Azteca. La planta se compra, según la documentación que tengo, en 193 millones de dólares. El problema es el crédito de 415 millones de dólares. Pemex en ese momento no pagó un peso. Pero, ¿quién autorizó los créditos que Azteca o entidades estatales como Nacional Financiera o Bancomext dieron a Fertinal?
Y ahí es donde ustedes apuntan a Luis Videgaray…
Pues, bueno, ¿quién era el presidente del Consejo de Administración de esos bancos?
Guajardo y Coldwell dicen que quieren ser citados a declarar. ¿A usted le preocupa lo que puedan llegar a aportar?
Al contrario. ¿De qué lo van a atacar? Recuerden que el director de Pemex tiene por encima al Consejo de Administración. El director propone, pero el Consejo decide y autoriza. De ninguna manera podría imputar a Coldwell. Tampoco a Guajardo ni a Videgaray. Pero sí me pregunto: ¿por qué nomás Lozoya? Entonces, mejor que vengan todos y expliquen.
Con todo respecto, me dediqué a esto toda mi vida. Fui investigador del ministerio público muchos años. Si alguien ha metido a la cárcel a ex secretario de Estado, ese fui yo. Entonces, ¿por qué nada más Lozoya? La orden de captura no se basa en la compra, si estuvo bien o estuvo mal, sino que se concentra en un supuesto soborno, que a la postre se pagó dos años antes de esa compra. ¿Sabían en medio de la campaña que sería director de Pemex? Obviamente no.
El tema con Fertinal es su deuda. Se compró en US$ 193 millones. Pero con créditos de US$ 415 millones. ¿Quién autorizó ese crédito de Nacional Financiera y Bancomext? Videgaray.
En el diario El País, un directivo de Odebrecht revela que pagaron sobornos a Lozoya creyendo que sería el sucesor de Enrique Peña Nieto. Aunque son causas distintas, se podría argumentar una lógica similar. ¿Altos Hornos de México no podría haberlo contratado para estos estudios bajo el mismo razonamiento?
No. Mire, para ser Presidente de este país se necesitan muchas cosas, pero más que nada la voluntad del mandatario que va a entregar el poder. Seamos claros. ¿Por qué llega Fox? Porque Zedillo así lo quiso. ¿Para qué le damos tanta vuelta?
Con todo respeto al periódico El País, Lozoya en realidad estaba encaminado a ser el Secretario de Relaciones Exteriores. Fue de último momento que Peña Nieto lo designó al frente de Pemex. ¿Cuántos días antes? Según me dijo Emilio, máximo cinco o seis días antes de asumir. Hasta ese momento era parte del equipo de transición de Relaciones Exteriores.
Se instaló otro rumor en los últimos días: Lozoya, ahora en calidad de prófugo, enviaría un nuevo mensaje político. ¿Es cierto?
No. El miércoles los voy a convocar para mostrarle a la prensa un documento, en donde queremos mostrar cómo recibió Lozoya a Pemex, qué hizo en su período de gestión, qué le dejaron hacer, qué cosas no le permitieron y, sobre todo, qué se hizo en la gestión posterior, obviamente gente de Videgaray.
Porque, seamos claros, no pueden mandar al director del Seguro Social a manejar Petróleos Mexicanos. Y de ahí a Secretario de Hacienda.
Vamos a mostrar cómo se cayó la producción tras la salida de Lozoya, por qué se cayó la producción y vamos a explicar con nombres. Tengo las gráficas. Estoy trabajando mucho para esa presentación.
Lo que quieren mostrar es el cambio rotundo de política entre la gestión de Lozoya y la dirección de José Antonio González Anaya, hombre de Videgaray.
Sí, cómo se cayó la producción. Hay una cosa muy importante: Lozoya sale en febrero de 2016, y ni siquiera había culminado con el contrato de Fertinal. Porque se firma en diciembre de 2015, pero recién se ejecuta tras la salida de Emilio. Entonces, ¿el Consejo de Administración sí estaba de acuerdo?
Y un dato extra: después de ver los dictámenes, quizás si hubiera sido integrante de ese Consejo, sí lo apruebo. Porque no dudaría de Price Waterhouse -que hizo el dictamen contable-, ni de White and Case -que hizo el jurídico-.

¿Qué dicen esos dictámenes?
Ya revisando los dictámenes de Price Waterhouse hay una sobre-valuación que hace Fertinal de US$ 200 millones a US$ 1,000 millones. Lo más triste es que lo dice Price Waterhouse. Habría que llamarlos y preguntarles por qué. En Agro Nitrogenados lo hace el Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (Indaabin), que depende de Hacienda. ¿No podemos creer en Indaabin? Pues, carajo, ¿en quién vamos a creer?
Usted encuadra un escenario muy claro de ataque político. Da a entender que van contra su cliente de una forma “tele-dirigida”. Pero, la pregunta obligada es: ¿desde dónde viene ese ataque?
Este ataque viene desde el sexenio pasado. A Lozoya lo defenestraron entre 2017 y 2018.
Este ataque contra Lozoya viene desde el sexenio pasado. El ataque viene de Videgaray, porque Peña Nieto es un hombre bueno. Y AMLO ahora heredó una carpeta podrida.
O sea, ¿usted no hace foco sobre la administración de Andrés Manuel López Obrador?
Es que López Obrador tiene razón. Y lo vamos a plantear el miércoles. Tiene razón en lo que dice de la situación de Pemex.
Pero, según usted, es atribuible a la gestión de Videgaray, no de Lozoya…
Pues, se puede adjudicar al equipo que le entregó a AMLO. Usted va a ver las gráficas de la producción. No habrá dudas.
Usted dice que el ataque se inició en el sexenio pasado. Es fuego amigo, entonces…
Totalmente.
A Lozoya se lo suele definir como un protegido de Peña Nieto, como un hombre de una profunda amistad con el ex Presidente. Quiere decir que el problema era Videgaray. Desde allí viene el ataque…
Yo creo que sí. Porque Peña Nieto es un hombre bueno. Desgraciadamente se rodeó de mucha gente que… En este negocio, se necesita gente de oficio. ¿Por qué Herbert von Karajan fue el mejor director del orquesta de todos los tiempos? Porque tenía al mejor violín, el mejor tambor… Eso mismo pasa con los gobiernos.
Dice que los ataques se iniciaron en el sexenio pasado, pero sin dudas el proceso se aceleró bajo esta nueva administración. ¿Videgaray sigue teniendo tanta injerencia o las causas contra Lozoya forman parte de algún tipo de acuerdo político?
No lo sé. Ahí sí no puedo decir, porque no me consta. Pero las nuevas autoridades de la Fiscalía encuentran ya una carpeta armada desde el anterior sexenio.
¿Le preocupa la integridad física de su defendido?
No. Me preocupa su libertad. Respeto al señor fiscal, porque es mi amigo. Trabajamos juntos desde la época de Echeverría. Entonces, sé que es un jurista completo, un gran abogado. Pero también estoy convencido que encontró podrido lo que le entregaron.
Cuando uno observa esta causa, entiende que hay más elementos políticos que jurídicos. Por eso llama mucho la atención la investigación que en Estados Unidos apunta contra Peña Nieto…
[Interumpe] Es que yo no estoy convencido de que esa investigación efectivamente exista. Lo único que sé es lo que publicó El Universal.
¿Si hubiera una investigación en Estados Unidos, tendría que haber sido notificado?
Obviamente. De alguna forma tendríamos que haber sido notificados, y ya contrataríamos abogados allá en Estados Unidos. Pero hasta donde conozco, no hay tal investigación.
Usted hablaba de las filtraciones contra su cliente. Cuesta mucho entender o encontrar a quién beneficia -que no sea la defensa que usted encabeza- esta información…
Mi cliente no hizo esa filtración. Se lo garantizo.