Xalapa- 2019-06-2512:28:44- Jesús Ruiz

 

Arón Zopiyactle Tlaxcaltécatl, cuñado de Maricela Vallejo Orea, alcaldesa de Mixtla de Altamirano asesinada el pasado 24 de abril, confirmó que tenía seis meses de embarazo cuando fue acribillada.

 

En el ataque también fueron privados de la vida Efrén Zopiyactle Tlaxcaltécatl, su hermano y el chofer Sabino García, hechos ocurridos sobre la carretera federal Zongolica-Orizaba.

 

En entrevista Arón criticó que la Fiscalía General del Estado, a cargo de Jorge Winckler Ortiz, no ha dado resultados.

 

Acusó que el funcionario prometió atenderlos y agilizar las investigaciones de la carpeta 045/2019, pero ni siquiera les devolvió las llamadas.

 

“Yo le mandé un oficio, fuimos a dejar un oficio para que nos atendiera y nos dijeron que nos iban a hablar o que se iban a comunicar con nosotros y hasta la fecha no nos han llamado; no hemos visto justicia”.

 

Además advirtió que tanto él como sus familiares continúan recibiendo amenazas de muerte al exigir que se esclarezca el caso. En algunos casos son llamadas en las que les advierten: “van a entrar en su casa”.

 

“Hemos recibido llamadas de amenazas junto con mi familia, de que se quieren volver a meter en la casa nuevamente y que nos quieren hacer daño. Exijo a las autoridades que manden seguridad en el pueblo”, declaró.

 

De acuerdo con Arón Zopiyactle Tlaxcaltécatl fue la propia Maricela Vallejo Orea quien les confirmó que estaba embarazada antes de su muerte.

 

Agregó que públicamente se ha señalado a los presuntos responsables del crimen pero la Fiscalía no ha procedido.

 

Hay que recordar que el síndico de Mixtla de Altamirano, Ricardo Pérez Marcos, fue señalado de amenazar a la alcaldesa desde antes de tomar el cargo, lo que incluso consta en un audio en el que la exfuncionaria relata lo sucedido, por lo que Arón exigió que se investigue si es el autor de los tres asesinatos.

 

Reiteró que piden seguridad para él y su familia, apuntando que los fallecidos dejaron una niña de un año y dos meses desamparada.

 

“Tenemos una niña de un año que dejaron los dos difuntos desamparada; está ahí con nosotros y la verdad tenemos el temor de que entren en la casa y nos la quieran robar o la quieran hacer año. Ella era hija de mi hermano Efrén”.

 

 

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO