Andy de 12 años, es considerado un niño prodigio, pues desde los cinco comenzó a tocar el saxofón, este talento le permitió su pase en la Universidad Veracruzana (UV), en la facultad de Música de Xalapa, ya que tuvo el mayor puntaje en el examen de admisión.

“El 27 y 28 de mayo de este año nos trasladamos para que mi hijo presentara el examen de admisión, su primera prueba fue ‘Audio Visual y Escrita’ y ya el segundo día fue la prueba de ‘Habilidades Musicales’ a la que acudieron 600 prospectos a presentar el mismo examen en diversas modalidades como violín, piano, entre otras; y de todos ellos él tuvo el primer lugar, ya que su calificación final fue de 92.42”, reveló Isidoro Olmos Pérez, padre del menor.

Parte del logro de Andy Rafael Olmos Gómez, se debe al apoyo incondicional de sus padres, así como a la dedicación con la que practica los múltiples instrumentos que toca; a lo largo de la corta pero significativa carrera del menor, ya cuenta con dos discos grabados, siendo a los seis años cuando consiguió el primero tocando el saxofón soprano y es en la actualidad que toca el alto como todo un profesional.

“Posteriormente a los nueve años consiguió su segunda grabación en la Ciudad de México, la primera fue en la ciudad de Irapuato, del estado de Guanajuato, con 12 temas de corte instrumental”, comentó Olmos Pérez.

UN GUSTO HEREDADO

Fue su papá de Andy quien le heredo al menor el gusto por la música, ya que aunque actualmente es una persona con discapacidad visual hace poco más de seis años que perdió por completo la vista lo ayudo a encaminarse en el que hoy es su pasión.

“Yo fui maestro de Educación Musical, trabaje muchos años en Secundarias Generales, pero perdí la vista hace como seis o siete años y ahora sí que mi deseo frustrado era que él aprendiera a tocar el violín para que de esa manera le pudieran dar una beca. Anteriormente vivíamos en el municipio de Nanchital y había una orquesta lo lleve a verlos para que se motivará pero nunca quiso el violín quería tocar la batería y le dije que eligiera otro instrumento y fue que se inclino por el saxofón y ahí empezó todo este viaje”, rememoró.

Rufo Martínez, oriundo de Nanchital fue quien incursiono al pequeño en lo que ahora es su carrera, también tuvo de maestra de piano y violín a Nayeli Jarquín, originaria del mismo municipio y Francisco Garrido mejor conocido como ‘Don Panchito’.

DEDICACIÓN DE ANDY LE HA ABIERTO LAS PUERTAS

Cada sacrificio hecho por los padres del menor dijeron ha valido la pena, puesto que Andy a sabido ser un niño a quien también su dedicación lo llevó a obtener este nuevo logro en su carrera.

“Andy a pesar de que es un niño que va a la escuela posteriormente saliendo a las 14:00 horas se dirigía a la oficina del maestro René Rojas, director de la Orquesta de Música Popular del Ayuntamiento de Coatzacoalcos, quien fue el que posteriormente lo pulió cuando nos venimos a vivir acá, ya que quedó maravillado cuando lo escucho tocar; y gracias a Dios y a todos los buenos maestros que ha tenido mi hijo han servido para que él tenga buenos cimientos musicales, ya que aunque la gente no lo creía lee partituras y por lo mismo ha tocado con ellos”, detalló.

“Además nosotros como sus padres siempre lo andamos acompañando, pues quien más, pero igual gracias a Dios ha habido mucha gente que nos apoyado, puesto que en un conocido colegio de Coatzacoalcos le brindaron beca y de haber seguido radicando aquí seguirían apoyándolo como hasta ahora”, agregó.

ÚLTIMOS DÍAS EN COATZACOALCOS

Debido al nuevo logro del pequeño será a finales de julio que se mudará la pequeña pero unida familia a la Ciudad de Xalapa, donde Andy seguirá su preparación como saxofonista y así continuar juntos por el mismo sueño que es ver a su hijo triunfar.

“Vamos a tener que emigrar para poder continuar apoyándolo en este nuevo logro que obtuvo y que no fue nada fácil, pues hace unos días platicamos con un mucho que logró el lugar número 10, ya que acudieron jóvenes de diversas partes del país y hasta del extranjero como Canadá, Estados Unidos y hasta de China, donde un aniña fue a presentar su examen para violín”, refirió.

Olmos Pérez, dijo que serán 10 años que dure la carrera del menor donde saldrá listo para ser un concertista, sin embargo, actualmente comenzará en el Ciclo de Iniciación, en el sistema escolarizado y a la par seguirá llevando sus estudios.

PIDIÓ HAYA MÁS ESPACIOS CULTURALES EN LA REGIÓN

Asimismo, invitó a los padres de familia que no permitan que sus hijos se sumerjan totalmente en el mundo de la tecnología y a cambio les inculquen amor a las diferentes artes como lo es: la música, danza y teatro; y para las autoridades pidió apoyo en la creación de espacios culturales en la región sur.

“Es sabido que aquí no hay espacios, las autoridades deberían abrirlos para que los niños puedan desarrollar sus aptitudes, pues en la región no hay, también sería bueno que las autoridades brinden apoyo a los grandes talentos que se pierden por la falta de recursos”, concluyó.