La muerte de un estimado vecino de Minatitlán que estaba secuestrado (hermano de un ex diputado y de un conocido periodista); el secuestro de un combativo comunicador en Veracruz; el intercambio a balazos entre policías y malhechores en avenidas de Xalapa; el secuestro de una querida maestra cordobesa, junto con sus dos hijos; la exigencia de Ciudad Mendoza y de Omealca por seguridad; el clamor de Orizaba por la guardia civil; el cese del comandante de Zentla por señalamientos de asesinar a una docente; la ejecución del comandante de Sayula y un escolta; el asesinato de dos hombres en Jesús Carranza y en Cosoleacaque; el robo a seis primarias porteñas; un hombre asesinado en la colonia Del Moral de Xalapa….

Esta retahíla consigna los hechos ocurridos en las últimas 24 horas. Pero no se refiere a la Entidad, más bien es regional, con enfoque en la zona centro y un caso en el sur.

¿Cómo se atreven las autoridades a asegurar que ha bajado el índice de delitos?

¿Por qué faltan a su deber ético y legal no generando acciones que frenen esta violencia y, por el contrario, se dedican los políticos a culparse unos a otros?

¿Hasta dónde vamos a llegar?