En Valle de Hebrón, Instituto de Oncología (VHIO), en Barcelona, España, ha sido diseñado y desarrollado un nuevo fármaco que evita la expansión de células tumorales que causen metástasis o recaídas producidas por el sistema autoinmune en su afán de reducir el tumor. Este fármaco denominado MSC-1, bloquea una citoquina llamada LIF. Esta proteína, que se encuentra en muchos tumores, fomenta la propagación de células tumorales y desactiva la alarma del sistema inmune.

Joan Seoane, investigador y director del Programa de Investigación Preclínica y Traslacional del VHIO, dijo en entrevista: “Hemos descubierto que LIF desactiva el sistema de alarma para que no lleguen las células del sistema inmune, como si un ladrón desactivara el sistema de alarma de un banco para que no llegara la policía”.

Luego de los procesos de toxicología y farmacología ya se están realizando los ensayos clínicos en más de 40 pacientes en hospitales de Nueva York, Toronto y Barcelona. Cabe mencionar que el 92% de las muertes por canceres no detectados, son debido a la metastatización de estos. La metástasis es el proceso de propagación de un foco canceroso a un órgano distinto de aquel en que se inició.

Cabe señalar que este fármaco no es aplicable para todos los tipos de cáncer, pues, según Joan Seoane “este fármaco está dirigido a aquellos tipos de cáncer que tienen una proteína concreta que se llama LIF. Uno de los grandes problemas que hay en oncología es que los tumores son diferentes, cada paciente tiene un tumor diferente. Tenemos que saber en ese paciente concreto si tiene el error que hemos descubierto, si tiene esa proteína para poder tratarlo específicamente”.

LBP Noticias