Opiniones y Comentarios

Julio Ricardo Blanchet Cruz

diariolibertad@nullgmail.com

Tomando como base el hecho de que Donald Trump no es quien manda, sino que hace lo que los oligarcas le indican, se puede pensar que el gravamen a los aranceles es un petardo del hombre del peluquín rubio…

Cabe mencionar que hay quien asegura que lleva el nombre de Donald, porque es émulo del bilioso pato que creara Walt Disney; con la salvedad de que el palmípedo de Daisy es muy gracioso; y el energúmeno de Melania es verdaderamente insufrible…

El caso es que el aumento del 5% en los aranceles difícilmente se aplicará.  Y eso de que mes con mes los va a seguir subiendo hasta llegar al 25 % hace evidente que el presidente de los EE.UU. no tiene mucha idea de lo que dice; o mejor dicho, de lo que escribe…

En lo personal, considero que esa es otra de las amenazas fallidas que Trump profiere sin ton ni son.  Como las amenazas que le hiciera al Presidente de Corea del Norte Kim Jong-un, quien finalmente se pitorreó de “el Hombre más Poderoso del Mundo”…

Dándose el lujo de ser él, Kim Jong-un, quien cancelara la entrevista que el norteamericano tenía ya planeada.  Solo se sentará a negociar, si hay desarme total; si no, carece de sentido, dijo el joven mandatario…

Parodiando al enorme Salvador Antonio Edmundo Espiridión y Francisco de Paula Díaz Mirón, conocido como Salvador Díaz Mirón (1853 -1928) “El ave canta aunque la rama cruja; como que sabe lo que son sus alas”.  Pues así, el coreano se impuso; como que sabe quienes lo apoyan…

Igual va a pasar con Irán.  Ni Rusia ni China pueden darse el lujo, aun teniendo a Venezuela que les puede surtir todo el petróleo que necesiten -y además venderles el oro que quieran- de que el EE.UU. y sus aliados impongan un monopolio petrolero en Oriente Medio…

Si no dejaron solo a Bashar el-Assad; cuando la intención de los invasores sionistas era derrocarlo y convocar elecciones, esgrimiendo que el Pueblo sirio estaba sufriendo hambruna en manos de un tirano y que les iban a llevar ayuda humanitaria por lo que habría que establecer un corredor -¡qué originales!-…

Tomando como pretexto la falta de democracia; armas químicas; las armas de destrucción masiva;  o el terrorismo.  Cualquier pretexto es bueno.  Solo que ahora se toparon con quienes pueden responderles de tú a tú…

Y lo mismo desde un principio se comentó que sucedería con la hermana República de Venezuela.  Cuando ya todos daban por derrocado a Nicolás Maduro tras el Golpe de Estado; en este mismo espacio se insistió en que eso no sucedería…

Venezuela representa un botín tan grande para cualquiera de las naciones del Planeta; por lo que era impensable que en estos tiempos en que el mundo está geopolíticamente dividido, que fueran a dejarlos solos en manos de los sionistas…

Por cierto; y ya que comentamos de Venezuela, al publicar Jorge Ramos la entrevista “completa” ¿? que fue recuperada de su equipo; se puede deducir que el Presidente venezolano fue bastante tolerante con el prepotente entrevistador de CNN…

Empresa televisiva venida a menos por su parcialidad en su información; cuyo primordial objetivo, por el momento y desde hace ya rato, es denostar a Nicolás Maduro, a quien Jorge Ramos le dijo que era un usurpador y nunca lo llamó Presidente…

Bien hubiera hecho el Mandatario en decirle que si pensaba que él no era el presidente; y quería entrevistar al que él consideraba sí lo era, entonces se había equivocado de dirección.  Y lo hubiera despachado…

Toda vez que mostró un comportamiento tan irrespetuoso -mismo que seguramente no tomaría si entrevistara a cualquier otro mandatario- dando la idea de que en el fondo pretendía crear un conflicto, siendo la víctima la Libertad de Expresión; y él como su mártir defensor…

El lenguaje corporal de Jorge Ramos es digno de observarse a la luz de la kinésica, antes llamada biotipología, descrita por primera vez en el Siglo VI antes de esta nefasta ERA por Ferécides de Siros (580 – 520) uno de los Siete Sabios de la Antigua Grecia…

Para darse cuenta que el periodista tenía los puños cerrados, lo que denota agresión.  Sostenía la mirada sin parpadear, que significa que está mintiendo y trata de convencer; e interrumpía constantemente, lo que es inseguridad y desde luego una falta absoluta de educación…

Lo que nadie notó, o cuando menos no he visto que lo refirieran, fue como apretaba los labios, que es señal de enojo; y sobre todo, en lo dilatado que tenía las pupilas, que al tener los ojos claros y fijar la vista, se notaba bastante.  Y no es difícil saber a qué obedece.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.