¿Existe aún el tan famoso ‘sueño americano’?, pues para Oswaldo Vázquez, un joven de origen yucateco, pero con nacionalidad americana, sí existe todavía. “Ozzie” como le dicen, no ha tenido una vida fácil ni en México ni en Estados Unidos, pues pasó por diferentes situaciones difíciles con su familia, pero en días recientes todas estas complicaciones le han sido recompensadas, pues el joven nacido en Los Ángeles fue aceptado en la segunda mejor universidad de Estados Unidos, en Harvard, ubicada en Massachusetts, esto de acuerdo a información del Times Higher Education.

Los padres de Oswaldo llegaron a tierras americanas en los ochenta, ellos llegaron con visas, pero en el año de 2005 expiraron. Los padres de Ozzie no pudieron con la presión del saber que en algún momento los deportaran y alejaran de su hijo quien sí contaba con los papales necesarios, pues el nació en EUA. Los padres de este joven trabajaban en un autolavado en Los Ángeles. En su regreso a México, Ozzie sufrió bullying en la escuela, pues él era tratado como un extranjero además de saber poco español. La salvación a esta situación era un viejo ordenador que tenía, el cual, como cuenta Oswaldo, lo transportaba a otros mundos.

Oswaldo Vázquez decidió viajar nuevamente a Estados Unidos para seguir con sus estudios. Oswaldo en la escuela que militó fue considerado un genio, pues tuvo bastantes participaciones en diversos congresos universitarios en Estados Unidos. Aunque Ozzie presentó para diversas universidades, en muchas fue rechazado, pero esto no lo desanimó a seguir adelante con sus estudios. Fue el pasado 28 de marzo cuando se enteró que fue aceptado en Harvard; el joven llamó a su madre, quien había podido entrar legalmente otra vez a territorio americano.

La madre de Ozzie iba para su trabajo en una tienda de descuento en Los Ángeles cuando recibió la llamada y lloró de alegría justo antes de entrar a su trabajo, el guardia de la tienda al percatarse de las lágrimas, le preguntó ¿que qué tenía? A lo que ella respondió: «¿Realmente quieres saber? mi hijo ingresó a Harvard». Cabe resaltar que incluso los clientes de la tienda comenzaron a aplaudir. Como dijeran algunos, los sueños sí se hacen realidad.

LBP Noticias