Opiniones y Comentarios
Julio Ricardo Blanchet Cruz

diariolibertad@nullgmail.com

 

Ciertamente que nadie puede ser considerado culpable de lo que se le acuse, mientras no se demuestre que es culpable y un juez así lo determine…

Pero en el caso de sacerdote Francisco Javier Bautista, indiciado como el responsable del asesinato de Leonardo Avendaño –hoy mencionado como su acólito y asistente- los antecedentes de su gremio no le son nada favorables para su presunción de inocencia…

Según la Fiscalía que lleva el caso, todo indica que el sacerdote es el autor del homicidio.  Mismo que a soto vocee se rumora que fue un crimen pasional, que Leonardo se había dado cuenta que eso no era lo suyo y pensaba abandonar al cura y la vocación sacerdotal…

Por otro lado se dice que el hoy occiso era un estudiante brillante, graduado como Licenciado en Teología -del griego Theo=Dios y logos=tratado; es decir, los que estudian a Dios.  ¡Ajá!- y tenía maestría en Psicoterapia psicoanalítica…

Pero a bote pronto, la Fiscal de la CDMX Ernestina Godoy, declaró que el crimen no era pasional; que había varias líneas de investigación.  Que aún se desconocía el móvil; pero que no era pasional ¿? sin descartar por qué fue desechado como línea de investigación…

Mientras no salga con otra verdad histórica sacada a base de torturas, a ver en qué termina este asunto que ha despertado tanta polémica; pues las manifestaciones a favor del cura, al que poco falta para que lo hagan santo ya comenzaron, aunque solo fueron unas 150 personas las que ayer marcharon en su apoyo…

Toda vez que en la parroquia donde se desempeñaba como cura, desde antes de que amanezca, los fieles hacen largas colas para verlo; pues lo mismo curaba empachos, que cáncer, que diabetes, que entuertos…

Es más, hay testimonios de gente que se había curado de sus males hasta por teléfono.  Lo que debe de ser absolutamente cierto, ya que nuestro Pueblo es ignorante, e idólatra por consecuencia…

Cabe comentar, que ya quisieran los súper especialistas en medicina, tener la clientela que tienen los que le hacen a la brujería, la quiromancia y ese tipo de vaciladas.  Que no desentonan mucho de los ritos en los que transforman el vino en la sangre de Cristo y cosas por el estilo…

El caso es que el cura Francisco Javier ¡hacia exorcismos! -sin que se sepa si tenía licencia para ello; pues según esto, se requiere previo entrenamiento en el Vaticano para enfrentarse al Demonio- pues no cualquiera se da un entre con Satanás y lo expulsa a patadas de los cuerpos de aquellos infelices de quienes se ha posesionado…

Los que caían desmayados con la sola imposición de sus manos; y que al volver a la consciencia ya estaban curados de sus múltiples dolencias, se cuentan por docenas y dan testimonio de la calidad de homo bono que es el sacerdote en desgracia…

Pero todas esas declaraciones, lejos de favorecerlo, lo incriminan más.  Toda vez que lo hacen ver como un charlatán al que sus feligreses defienden con argumentos que no pueden tener ningún valor ante la Justicia.  Que solo verá que, como todo su gremio, engañaba a la gente…

Baste recordar que a través de Wikileaks, Julián Assange, entre los cientos de miles de cosas que dio a conocer, publicó que en el 2006, el Cardenal de Guadalajara, Juan Sandoval Iñiguez, le pidió ayuda a Washington para frenar el avance de AMLO…

Todo eso, a través de la embajada de EE.UU. en el Vaticano; en el que se cita la preocupación del Cardenal por el avance de la izquierda en el Continente, citando así mismo a Bolivia, Venezuela, Argentina, Chile y Cuba.  De esa calaña son todos.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.