Opiniones y Comentarios

Julio Ricardo Blanchet Cruz

diariolibertad@nullgmail.com

 

Ante una muy coordinada oposición, que ciertamente que no da la cara, pero que asoma la punta del cucurucho; toda vez que no hay muchos que tengan el dinero y la influencia suficiente para mover a tantísima gente de tan diversos lugares…

El Presidente López Obrador se defiende como gato por arriba; pero no le basta su original retórica para contener la avalancha de los inconformes que cifran sus diferencias esencialmente en el dinero…

Consideran que el progreso de la humanidad, de la civilización, es la comodidad y el lujo.  Y estaría muy bien si por lograr esa comodidad y lujo no dañáramos a un tercero; pero no es así…

Y menos cuando ese tercero que sale perjudicado, es precisamente quien nos proporciona todo, absolutamente todo.  El Planeta Tierra.  La Madre de todo cuanto existe.  Ingratitud; inconsciencia; o simplemente soberbia, como calificaba a la ingratitud el Ilustre Don Quijote…

Sin pasar por alto que el sentir popular dice que “A los ingratos ni Dios los quiere”.  Y la forma en que estamos tratando al Planeta, independientemente de que es una falta de respeto a quien sustenta nuestra propia existencia, es una estupidez digna de mentes  enfermas y consecuentemente trastocadas…

Pero de cualquier forma, independientemente de los conceptos y las creencias que se tengan, las “desgracias” que se están presentando como fenómenos naturales -que si son fenómenos no pueden ser naturales; pero en fin- son la reacción, la consecuencia de lo que hemos hecho…

Y nadie, ni Dios padre va a poder evitarlo.  Y en caso de que pudiera evitarlo, no lo hace, pues al violar las propias Leyes que el creó -“Con la vara que midas serás medido”- perdería el respeto de si mismo y el de todos los que creyeran en él; que es lo que les sucede a todos los que engañan a los demás y son descubiertos…

Pero nos podemos ayudar a nosotros mismos.  Pues aunque personalmente se considere que ya es tarde para enmendar la plana, nunca debe de dejar de luchar por la vida.  Y la vida de todos nosotros está en manos de las plantas, por decirlo de alguna manera…

Se ha “descubierto” que hay una planta de origen chino que al igual que la marihuana se da en todos lados, latitudes y climas; y tiene la propiedad de absorber grandes cantidades de CO2 y transformarlo en oxígeno…

Y se da en todos lados porque La Madre Naturaleza, a pesar de lo que le hacemos, le da a cada cual lo que necesita y en el lugar que lo necesita; lo mismo su alimento que su cura, en caso de enfermarse…

Los viejos campesinos -de esos que ya casi no hay- lo aprendieron de sus ancestros; que a su vez lo aprendieron de los animales.  Que cuando se enferman comen determinadas plantas y estas crecen siempre en el entorno donde brotan las dolencias…

Esa maravillosa planta, resistente no solo a las sequías, sino al fuego; y que no requiere de abonos ni plaguicidas para crecer, comienza a sembrarse por todos lados y es conocida como “Kiri”.  Su nombre científico es Paulownia Tormentosa; o Paulonia Imperial…

Este último nombre, debido a que en la China Imperial se acostumbraba -y todavía se dedica- que al nacer una niña se sembraba un árbol llamado de la Emperatriz, para que la acompañara en su crecimiento; y cuando era elegida para casarse, se cortaba -que vive hasta 250 años- para con su madera hacer artículos para su dote…

No tarda en ponerse de moda; pero el hombre enfermo quiere que lo curen sin que tenga que hacer nada; por eso se sospecha que la “Kiri” se comience a utilizar para todo y por todo para poder seguir usando los coches…

Pero seguramente pasará lo mismo que con los que se dicen veganos; que les agarra la moda y comen diferente.  Y eso está muy bien, la salud es lo más importante.  Pero pocos son los que siembran sus propios alimentos.

Ya de salida…

Habiendo desaparecido al Estado Mayor Presidencial, habrá que averiguar quien mal informa al Presidente; ya que es cierto que no miente cuando dice que él tiene otros datos…

Pero ya son varias las evidentes contradicciones en las que cae, y puede empezar a sospecharse que van más allá de la ineptitud de quienes lo informan -lo que ya de por sí es grave- y que la información está manipulada por aviesos intereses que lo quieren hacer ver mal…

Porque a decir verdad, el problema del sargazo no es grave, como dijo el señor Presidente.  Será catastrófico.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida