Más que las creencias religiosas, es el desconocimiento de lo que es muerte cerebral lo que obstruye la donación de origen cadavérico, afirmó Elías Bonilla Casas, coordinador hospitalario de Donación de Órganos y Tejidos de la Unidad Médica de Atención Especializada del Seguro Social en Veracruz.

Por eso, la mayoría de los trasplantes procede de seres vivos y muchas vidas dejan de salvarse porque familiares de personas declaradas con muerte cerebral se niegan a que se usen órganos de éstas, pues tienen la creencia de que en cualquier momento volverán en sí.

A ello se debe que según el Centro Nacional de Trasplantes (Cenatra) aún haya en el país al menos 23 mil pacientes en lista de espera de algún órgano, y los más requeridos son el riñón y las córneas, en ese orden.

Aunque las personas estipulen en vida que cuando mueran se podrá utilizar todos sus órganos para trasplantes y salvar vidas, cuando llega ese momento los familiares se oponen y aún no hay forma de obligarlos a ceder, lamentó el médico.

“En el trasplante renal el porcentaje de origen cadavérico es de 20 a 25 hasta 30 por ciento en relación al vivo. Pudiera cambiar: en lugar de ser la cifra mayor de 70 a 80 por ciento de origen vivo, tendría que ser de origen cadavérico. Pudiéramos llegar a ello con la concientización y el conocimiento de lo que es la muerte cerebral.

“La mayoría de ellos (los familiares), como observan a un familiar que tiene un monitor, que su corazón aún está latiendo, respirando a través de un ventilador mecánico, piensan que pudiera estar vivo. Es el punto álgido: conocer qué es la muerte cerebral; a partir de ello creo que podría cambiar esa situación de aceptación o negación”, subrayó Bonilla Casas.

Destacó que a ello se debe que actualmente cada año se realicen en promedio 100 trasplantes de riñón y entre 25 a 30 de córnea.

MEDICAMENTOS

El galeno del Seguro Social admitió por otra parte que en algún momento se batalló un poco para el abasto de medicinas a las personas que tuvieron una intervención quirúrgica por trasplante de órganos, pero dejó en claro que se ha superado y ha sido temporal.

“En este momento ya se ha regularizado un poquito, que se resolvió a través de otros medicamentos, pero ya en este momento sin mayor problema (…); posiblemente el primer trimestre. No soy yo la persona que se dedica a ver esta situación, porque lo mío es la promoción de la donación de órganos”, indicó Bonilla.

Reiteró que si se fomenta la donación cadavérica de órganos se podría incluso duplicar la oferta para quienes requieren uno o más y se salvarían muchas vidas humanas.

HeladioCastro/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO