Columna “Política al Día”
Por Atticuss Licona

Los proyectos transexenales no son nuevos para Veracruz.

Muchas líneas se llenaron con el nunca aceptado pero siempre conocido pacto entre los priistas Héctor Yunes y Pepe Yunes. Tenían un proyecto a 8 años, pero como ya es de todos conocido, no cristalizó.

Muchos también dieron cuenta del proyecto de 14-20 con los Yunes azules. Dos años para Miguel Ángel Yunes Linares, seis para cada uno de los hijos Yunes Márquez y si se podía hasta un pilón. Tampoco pudieron.

Ahora, MORENA a nivel nacional tiene un proyecto similar. MORENA y Andrés Manuel López Obrador están sentando las bases para gobernar durante 40 años como mínimo (MORENA, obviamente AMLO ya no llega a verlo).

Si el PRI pudo reinar por más de setenta años consecutivos, ¿Por qué MORENA no? Se preguntan en las huestes de Andrés Manuel.

En las épocas priistas los votos se compraban el día o días antes de la elección. Primero fueron despensas, láminas, favores y después se encareció el voto y fue dinero; mil, dos mil, hasta cinco mil pesos en algunos casos. Todo fuera de la ley… pero efectivo.

MORENA lo entendió. López Obrador lo entendió. Por eso ha institucionalizado la fábrica de votos. La hizo legal. Eliminó a los intermediarios y a los coyotes los mandó a paseo. Censó a los mexicanos, los distribuyó en diversas alforjas y a cada uno le dio una tarjeta para recibir mes con mes los beneficios de la Cuarta Transformación.

Más allá de una política pública para combatir la pobreza y la marginación, ha garantizado que los votos se mantengan cautivos durante muchos años.

¿Qué podrá hacer una triste despensa del PRI o dos mil pesos del PAN, para competir contra una tarjeta bancaria en la que mes con mes se reciben recursos? ¡Nada! ¡Absolutamente nada!

Para garantizarlo, tan solo en Veracruz instalarán mil Centros Integradores de Bienestar, que no son otra cosa que acercar a la población más vulnerable los cajeros automáticos para asegurar que todos los beneficiarios reciban sus recursos.

Muchos advertían que en las elecciones de este fin de semana MORENA mostraría sus fracturas y que entre sus grietas sangraría por los errores de López Obrador. No sucedió.

De acuerdo a los conteos rápidos Luis Miguel Barbosa Huerta ganó en Puebla, mientras que Jaime Bonilla habría también arrasado en Baja California, demostrando que el efecto PEJE sigue vigente.

Para el 2021 se necesitará un verdadero tsunami político para arrancar de cuajo las raíces de López Obrador, se necesitará una debacle política y económica como nunca antes se haya visto, una crisis económica mayor que las del ’82 o las del ’94, casos de corrupción más descarados que los del Negro Durazo, la Casita Blanca o el PEMEXgate, más muertos que los de Calderón y Peña Nieto… y sólo allí, en la inseguridad, es donde la oposición puede enterrar la cuña para dar el golpe que rompa a AMLO.

¿Por qué tienen en MORENA un plan a 40 años? Porque pueden.

MORENA no es el nuevo PRI, MORENA lo que hizo fue perfeccionar el Sistema. López Obrador dice que el país es un elefante reumático, pero no es el país lo reumático, es el Sistema mexicano el que ya no caminaba, y ahora, con la complacencia, el aplauso fácil y la defensa a ultranza de los que reciben locos de contentos sus beneficios económicos, han resucitado al Sistema y lo aceitaron de nuevo.

A ver cómo sacan a MORENA de Palacio.

@AtticussLicona