Enrique Peña Nieto nunca se pudo reponer del escándalo de la Casa Blanca, tema puesto en evidencia por Carmen Aristegui y su equipo de noticias. Por más que quiso evitarlo, la Casa Blanca de Peña Nieto fue la marca de Caín, que lo acompañaría el resto del sexenio. Pero no fue el único, durante su sexenio se habló de “Casas Blancas” para Luis Videgaray, Osorio Chong y para otros funcionarios de menor rango.

Ahora nos enteramos que Emilio Lozoya recibió de Altos Hornos de México, a quien le compró su chatarra a precio de oro, una Casa Blanca en Ixtapa, Zihuatanejo. La transacción se hizo a través de la esposa, en pago a la compra de su planta de fertilizantes que tenía 14 años parada. La residencia que le regalara Alonso Ancira, dueño de Altos Hornos de México está valuada en un millón 900 mil dólares, lo que equivale a más de 37 millones de pesos.

Pero eso no fue todo, pues la casa llevaba como regalo además una transferencia por un millón 200 mil dólares, es decir, 25 millones 500 mil pesos. Y todavía Lozoya salía a decir que todo ese dinero era suyo, porque él había nacido rico, le duela a quien le duela.

LBP Noticias