El mismo día que Erika Ayala pidió un millón 133 mil 153 pesos para la fiesta de Reyes de los niños, fiesta que nunca se realizó, también pidió mediante oficio SFcs/06/17, un millón 321 mil 806 pesos de apoyo para “el estímulo del comité ejecutivo” del sindicato del Cobaev. El procedimiento fue el mismo que con el oficio SFcs/05/17. Se lo dirigió al director administrativo Noé Rodrigo Hernández, Hernández el día 9 de enero y se lo sellaron el día 1 de febrero. Ese día 9 de enero de 2017 Erika Ayala pidió 2 millones 454 mil 959 pesos.

De hecho, poseemos el oficio CBV/DRF/DA/1255/2016, fechado el 20 de octubre de 2016 en donde el entonces director administrativo del Cobaev, Luis Alberto Cruz Rodríguez, daba cuenta al subsecretario de Egresos de la Sefiplan, Jorge Jaramillo Méndez, de las grandes cantidades de dinero que se entregaban a Erika Ayala. Del 2011 al 2016 Erika Ayala y su sindicato recibieron 208 millones 723 mil 761 pesos. Todo ese dinero por concepto de becas, apoyos y cuotas sindicales.

Es mucho dinero, con razón la señora tiene hasta su helicóptero privado, y varias casas en diferentes ciudades de Veracruz y de otros estados. Pero como dijimos antes, todo esto se fraguó entre directivos y administradores junto con la propia Erika Ayala, quien nunca tuvo llenadera. La administración actual tiene todos los elementos para proceder. El fuero que posee la actual diputada no es excusa. Pero una cosa sí sabemos, si no proceden, entonces entenderemos que Erika Ayala logró convencer al gobierno de la Cuarta Transformación de cómo repartirse el botín.

LBP Noticias