Los 25 diputados federales veracruzanos requirieron al titular de la Fiscalía General de la República (FGR), Alejandro Gertz Manero, generar avances en la investigación de la “carpeta azul” del ex gobernador Miguel Ángel Yunes Linares.

Además, exigieron al panista demostrar si el titular del Órgano de Fiscalización Superior (ORFIS), Lorenzo Antonio Portilla Vásquez, es corrupto.

“Estuvo trabajando 2 años con Portilla y nunca le dijo corrupto; hoy a meses después de irse del cargo del gobernador sostiene que es un corrupto; que lo demuestre”, dijo el integrante de la comisión de Transparencia y Anticorrupción del Congreso federal, Jaime Humberto Pérez Bernabe.

Igualmente, al hablar por sus homólogos de la entidad, requirieron al fiscal general del Estado, Jorge Winckler, investigar a varios alcaldes veracruzanos “que de un día para otro” se enriquecieron.

Hay que recordar que la “Carpeta Azul”  fue hecha pública en 2017 por Andrés Manuel López Obrador, entonces como presidente nacional de MORENA, en las que detalla los presuntos actos de corrupción que cometió Yunes Linares desde el 2006 al 2010.

A nombre de los 25 legisladores federales de la entidad, Pérez Bernabe recordó que el titular del Órgano de Fiscalización Superior (ORFIS) de Veracruz presentó 4 denuncias considerando anomalías por un monto de 91 mil millones de pesos en los recursos ejercidos en 2017 y 2018, ejercicios que corresponden a la gubernatura del panista.

Por esta razón pidió a Gertz Manero apresurar las investigaciones, ya que las irregularidades en el gasto de recursos públicos afectan a los veracruzanos.

Detalló que por el Sistema Estatal de Videovigilancia, para el que se utilizaron recursos federales y estatales, las anomalías suman mil 166 millones de pesos en dicho proyecto con el que se tenían que instalar 6 mil 473 cámaras en todas las regiones de la entidad.

El segundo punto que se denunció fue por 8 mil 800 millones de pesos, dinero que tenía que estar reportado en los fideicomisos públicos del gobierno del Estado, no obstante el dinero fue transferido a otras cuentas, por lo que se utilizó la llamada “licuadora” o cuenta concentradora.

Refirió que el ORFIS señala malos manejos de 62 mil 600 millones de pesos en cuentas bancarias que no están acreditadas, detectando que existió una simulación de registros contables por 18 mil 650 millones de pesos.

El legislador de MORENA aseveró que él y sus homólogos confían en la autonomía de la FGR, pero reiteró que el procurador general de la República debe de retomar la llamada “carpeta azul”,  pues actos como estos no pueden quedar impunes.

Xalapa- 2019-06-0518:05:44- Jesús Ruiz/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO