Dialogando

Por: Abel Domínguez Camacho

En vísperas del proceso electoral en EU, a realizarse el 3 de noviembre de 2020, Donald Trump endurece su postura con China y México, en el marco de la guerra comercial con el primero y, del reto global que representa actualmente la migración- y en especial para EU-con su vecino del sur. El manejo de los aranceles como una manera de presionar no ha sido la vía correcta, China se lo ha demostrado dado la dependencia de suministro bilateral en productos de alta tecnología. No funcionan cerrar la economía a través de aranceles o por la construcción de un muro. Las economías de escala determinan la necesidad de intercambio entre países como EU y China.

Trump elevó a la categoría de emergencia nacional el uso de equipos de telecomunicaciones de empresas extranjeras susceptibles de espiar al país; eso representó un veto directo para China y concretamente al gigante de las comunicaciones Huawei, empresa que encabeza los avances tecnológicos en materia de la quinta generación de las comunicaciones móviles, 5G.

La verdadera controversia entre China y EU en el futuro inmediato es el control de la 5G, quien controle esta revolucionaria tecnología controlará las comunicaciones, los desarrollos en materia de inteligencia artificial (IA), las guerras que tomarán dimensiones inimaginables. El mundo está frente a la disputa por un nuevo liderazgo económico, político y militar; para 2035, 5G generará billones de dólares, la expectativa oscila los 12 billones de dólares, casi cinco veces el PIB de un país como India.

La relación entre estos dos gigantes es algo que no se puede ver como la relación normal con cualquier otro país, si bien existe una rivalidad ésta es de tal complejidad que su relación es importante, difícil y necesaria. De acuerdo con David Shambaugh[1], China es el mayor acreedor extranjero de EU y su inversión extranjera directa a EU crece rápidamente. China es el mayor país exportador del mundo y EU es el mayor importador. Diariamente 9000 personas viajan entre los dos países; hay casi 400,000 estudiantes chinos matriculados en universidades de EU y 20,000 estadunidenses estudiando en China…unos 300 millones de chinos aprenden inglés mientras que 200,000 estadunidenses aprenden chino.

Con este breve panorama, y no por breve menos importante, queda claro que la guerra comercial de EU-más bien de Trump-con China es un tema de política electoral con vistas a las próximas elecciones y, que la emergencia nacional…planteada por Trump, es la lucha por liderar el nuevo orden mundial encabezado por una revolución tecnológica representada por la quinta generación en las comunicaciones móviles, 5G.

5G revolucionará la vida cotidiana del mundo, de las personitas de a pie y de alta especialidad, 5G tendrá un impacto en las actividades económicas y de la sociedad; ya se empezarán a preguntar por el desplazamiento de la mano de obra en manos de la inteligencia artificial, al respecto Yoval Noah Harari adelanta que “ […]si en la revolución industrial peleamos contra la explotación , ahora pelearemos contra la irrelevancia”. En eso nos convertiremos bajo el liderazgo de China o de EU.

[1] Shambaugh, David, Un matrimonio con tensiones donde el divorcio es inviable, en Vanguardia, dossier, número 70, 0ctubre/diciembre 2018.