Aunque las autoridades insisten en que la gente debe tener paciencia para que se dé la paz, también éstas deben entender que la paciencia del pueblo tiene un límite, indicó el vocero de la Diócesis de Orizaba, Helkyn Enríquez Báez.

En el marco del inicio de labores de la Guardia Nacional en todo el país, refirió que los ciudadanos necesitan experimentar la paz y una buena seguridad también, aspectos con los que desafortunadamente no se cuenta hoy en día.

Comentó que unos amigos que recién regresaron de un viaje al extranjero le mencionaban lo diferente que es la vida, pues las familias salían por las noches a caminar, los niños iban a sus escuelas solos, contrario a lo que ocurre en el país.

“Yo creo que si bien es cierto que debemos tener paciencia, pero también debe haber eficiencia, porque la paciencia del pueblo también tiene un límite y luego se generan otras circunstancias que empeoran o conflictúan más, por lo que esperamos que se vayan dando los pasos necesarios para el restablecimiento de la paz y la seguridad social”, acotó.

El vocero de la Diócesis de Orizaba señaló que la seguridad tampoco se puede alcanzar de una forma represiva, sino que se debe dar mediante la reconstrucción del tejido social.

El sacerdote agregó que en el inicio de los trabajos de la Guardia Nacional se debe tener esperanza, pues no se puede descalificar a una institución que apenas empezará a actuar, por el contrario, se espera que funcione de acuerdo a un respeto a los derechos humanos y un recto manejo de la fuerza para brindar la seguridad que la población espera.

Orizaba- 2019-06-3017:49:26- Nora GabrielaLira/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO