Sociedad 3.0

Palacio Legislativo de San Lázaro, Ciudad de México, 25 de junio de 2019.- Con el endurecimiento de la política migratoria de Estados Unidos, la incapacidad que ha mostrado el gobierno mexicano para atender el flujo de migrantes centroamericanos y el regreso de miles connacionales al país, lo peor de la crisis migratoria aún está por venir, advirtió este martes el diputado federal Héctor Yunes Landa.

“Las promesas del presidente mexicano a los migrantes centroamericanos se esfumaron. En tan sólo tres meses, las posturas políticas y diplomáticas han sido tan contradictorias que parecen ordenadas por gobiernos y mandatarios diferentes. Es un gobierno que padece bipolaridad migratoria”, señaló.

Yunes Landa recordó que en octubre pasado, como presidente electo, López Obrador ofreció a los migrantes centroamericanos 400 mil empleos, que calculó se generarían con la construcción del Tren Maya, el desarrollo del Istmo de Tehuantepec y la modernización de los puertos de Veracruz y Coatzacoalcos, sin saber que justamente son 400 mil los mexicanos migrantes que cada año regresan de Estados Unidos.

“México ha cambiado su política migratoria muchas veces en pocas semanas. El problema se volvió más crítico por un populismo irresponsable, por la falta de conocimiento del fenómeno migratorio y por la incapacidad para tomar decisiones acertadas; el Presidente abrió los brazos a los migrantes; luego generó mucha confusión al no tener un plan migratorio específico; y ahora se dedica a perseguirlos, ante las órdenes recibidas de Washington”, señaló.

El legislador veracruzano lamentó que los errores que cometen los gobiernos, por su arrogancia y por su falta de capacidad, los tengan que pagar millones de personas que no buscan otra cosa que sobrevivir, como sucedió con la muerte de una niña salvadoreña y su padre.

Como presidente electo, agregó, se comprometió a que el país alcanzaría la tasa cero de desocupación laboral. “Hoy estamos viendo cómo se crean sólo 4 mil empleos al mes e intenta engañar con las becas a jóvenes. La migración y el desempleo se están convirtiendo en una bomba de tiempo”.

“Prometió que se entregarían visas de trabajo a los migrantes que desearan permanecer en el país y promovió las caravanas sin medir las consecuencias de su Todo fue un embuste que promovió la migración masiva de ciudadanos de países de centroamericanos e incluso África. Los 400 mil empleos prometidos no alcanzarán siquiera para atender a los miles de mexicanos que están regresando de Estados Unidos a causa del conflicto migratorio”, explicó.