Línea Caliente

Por Edgar Hernández*

 

¡El gobernador de Veracruz tiene que echar fuera a toda su parentela incrustada en el gobierno!

De pronto todos los chiles embonaron.

La cofradía de la mano caída entró en crisis luego de quedar acorralado el presidente Andrés Manuel López Obrador y no tener más remedio que demandar al gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García sacar del aparato de poder a toda su parentela.

Con ellos deberán ir para fuera también todos los familiares de los funcionarios de primer nivel que se despacharon con la cuchara grande al incrustarlos en posiciones de poder y dinero.

En la pasada visita presidencial a Coatepec, el Pejelagarto  mientras se trasladaba en su camioneta, un periodista se acercó a él y directamente le dijo:

«Usted siempre ha dicho que no debe haber nepotismo en el país, en su política. Actualmente el gobernador Cuitláhuac García tiene a su primo Eleazar Guerrero en la Sefiplan (Secretaría de Finanzas y Planeación). ¿Cuál es el mensaje presidente para los veracruzanos en este particular?».

López Obrador no hizo caso al principio, se estaba despidiendo de otras personas. «Ya como quedamos, como quedamos». Después, respecto a la pregunta dijo: «No vine a eso». Pero el periodista insistió: «¿Se podría revisar señor presidente?». López obrador contestó a esa pregunta que sí se podía revisar, «todo, todo».

El reportero, según reseña en Libertad Bajo Palabra, Armando Ortiz, siguió con la línea de su cuestionamiento y preguntó: «¿No se va a permitir nepotismo ni influyentismo?», a lo que AMLO dijo: «No se permite, no se permite». 

El periodista le hizo entonces una pregunta clave al presidente: «¿Sabía que era primo del gobernador?», a lo que el presidente Andrés Manuel López Obrador contestó: «No sabía yo, no sabía yo».

Quedaba demolido, no el Peje, sino Cuitláhuac. Solo era cuestión de tiempo…

Luego de ese impasse finalmente se dio esta mañana del jueves el golpe final cuando el reportero de Noreste, José Sobrevilla, enumeró ante López Obrador, en el marco de la “mañanera”, la lista de familiares que cobran en la nómina del gobierno de Veracruz.

El periodista citó casos específicos de nepotismo y presunta corrupción empezado por la cabeza de este grupo familiar beneficiado por Cuitláhuac.

Dijo el reportero ante el presidente que el primo del gobernador Cuitláhuac García, Eleazar Guerrero Pérez, es el actual subsecretario de Finanzas y Administración y los dos hijos, Nitzia, está metida en las transas de las licitaciones de desayunos escolares en el DIF, mientras que Eleazar hijo está inmiscuido en el escándalo de las patrullas millonarias.

Da cuenta además del influyentismo del cuñado de Eleazar, Ignacio Armas García y el primo Belisario Reyes Herrera, denunciado por fraude millonario a cafetaleros”.

El golpe pegó le seco a AMLO.

“Ya se hizo la denuncia –respondió turbado el presidente- y estoy seguro que Cuitláhuac, quien es un hombre honesto, íntegro, nada que ver con los gobernadores anteriores, va a tomar en cuenta el planteamiento y dar una explicación”.

Tic-tac, tic-tac…

Ya mismo Cuitláhuac García, ante el mandato de Tlatoani, está obligado a responder en las siguientes horas.

Y no solamente lo debe de hacer por los arriba citados ante el presidente y líder de la 4T, sino por el ejército de familiares que tienen incrustados los 18 funcionarios de primer nivel que laboran en el gobierno.

Roberto Ramos Alor, el del “chile que no embona” deberá becar  a sus parientes en otro lado; Verónica Aguilera Tapia, deberá correr hasta a su pareja sentimental; la del Trabajo, Guadalupe Arguelles, tendrá que buscar otra forma de apoyar a 17 de sus parientes incrustados; la del medio ambiente, María del Rocío Pérez Pérez, va a tener que despedir a su novia, la exdiputada, que es la que hace y deshace en materia financiera…

Y así, dependencia por dependencia, tendrá que ir pasando la guillotina hasta borrar las huellas de una de las peores embestidas de nepotismo que ha sufrido el estado de Veracruz, con sus famosos gobiernos del cambio.

Cuitláhuac García, luego de este recargón, queda en franca debilidad. Tiene que responder de inmediato y dejar de esconderse. La ineptitud no es una virtud.  

Por lo pronto, señor gobernador, ¡tiene usted la palabra!

Tiempo al tiempo.

 

*Premio Nacional de Periodismo