Ginebra- 2019-06-2512:49:06- Staff Imagen del Golfo

 

La prometida del asesinado periodista saudita Jamal Khashoggi pidió hoy una investigación internacional imparcial sobre su “ejecución premeditada”, pues su mayor compensación para ella sería llevar a la justicia a los responsables.

“Hay una necesidad urgente de una investigación internacional de este asesinato”, dijo la turca Hatice Cengiz en un evento al margen del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en Ginebra, organizado por Canadá, difundieron medios internacionales.

Señaló que la apertura de una investigación penal internacional sobre el caso sería “la reconfirmación de la legitimidad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), pues “la indagación que se lleva a cabo en Arabia Saudita no tiene legitimidad”.

Khashoggi, un colaborador del Washington Post, fue asesinado el pasado 2 de octubre por agentes sauditas dentro de su consulado en Estambul, a donde había acudido a recoger papeles para su boda con Cengiz, pero hasta ahora su cuerpo no ha sido encontrado.

Cengiz consideró que el asesinato de su prometido es mucho más que un trauma personal. “Estamos hablando de un asesinato político, un asesinato premeditado con implicaciones internacionales”.

“Han pasado casi nueve meses y aunque existen evidencias de su muerte, de lo que sucedió, yo no he visto sus restos, así que a veces se me ocurre que está vivo, en algún lugar”, indicó.

“No quiero que el caso permanezca en un pedazo de papel”, dijo tras destacar el informe de la relatora especial de las Naciones Unidas, Agnes Callamard, en el cual asegura haber encontrado “pruebas creíbles” que vinculan al príncipe heredero saudita, Mahammed Bin Salman, en el asesinato.

Callamard, quien viajó a Turquía a principios de este año junto con un equipo de forenses y expertos legales, exhortó al secretario general de la ONU, António Guterres, abrir una investigación penal internacional sobre el asesinato de Khashoggi para constituir informes sólidos sobre cada uno de los presuntos autores.

La relatora especial de las Naciones Unidas sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias, quien también participó en el evento de este martes, cuestionó las investigaciones realizadas por Turquía y Arabia Saudita, pues aseguró que no corresponden a las normas internacionales.

 

 

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO