Agencias/Sociedad 3.0

El presidente Donald Trump anunció este sábado en su cuenta de Twitter que a pedido de los demócratas retrasaría por dos semanas las redadas masivas que el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) comenzaría el domingo en 10 ciudades del país.

“He retrasado el proceso de remoción de inmigración ilegal (deportación) por dos semanas para ver si los demócratas y los republicanos pueden reunirse y buscar una solución al asilo y a los problemas en la frontera sur. ¡Si no, comienzan las deportaciones!”, escribió en su cuenta de Twitter. El mandatario revirtió temporalmente su medida luego de que a inicios de semana amenazara con que “millones” de personas serían expulsadas de Estados Unidos.

La noticia se conoce un día después de que fuentes del Departamento de Seguridad Nacional confirmaron que el operativo de detención de inmigrantes —conocido como ‘Operación Familia’— comenzaría en 10 ciudades del país, entre ellas, Atlanta, Baltimore, Chicago, Denver, Houston, Los Ángeles, Miami, Nueva Orleans, Nueva York y San Francisco. Habían dicho que duraría varios días y que con él arrestarían hasta a 2,000 familias.

En ellas, la mayoría ciudades santuario, algunas de sus autoridades ya habían asegurado que sus policías no cooperarían con ICE ni llevarían a cabo tareas que son responsabilidad de las autoridades federales, como mantener detenidos en las cárceles a inmigrantes que el gobierno considera “deportables” por pedido de ICE. En el caso de Chicado, su alcaldesa Lori Lightfoot ordenó incluso a la policía que bloqueara el acceso de la agencia federal a sus bases de datos.

Desde inicios de la semana, el director en funciones de ICE, Mark Morgan, informó que en febrero la agencia federal había enviado cartas a unas 2,000 familias de indocumentados que llegaron recientemente al país en busca de asilo, indicándoles que quedaron sujetas a deportación tras concluir sus procesos y recibir por parte de la corte una orden de expulsión.