Embonar significa encajar bien una cosa con otra; empalmar. Es decir, como en un rompecabezas, dos piezas bien embonadas, están unidas, difícil de destrabar. En el doble sentido, ese chile es el miembro viril, porque los chiles literales no le embonan en el cuerpo a ningún humano. Pero decir que «ningún chile les embona» es decir que nada les satisface; una persona más inocente, no experto en chiles que embonan, dirían: «No les viene ni frío ni caliente». Pero el secretario de Salud, experto en chiles, harto de los cuestionamientos sobre la escasez de medicamentos, les reprochó a los periodistas que primero le reclaman por la escasez y luego le reclaman porque las compras para paliar esa escasez se hayan hecho a una empresa farmacéutica muy cuestionada como lo es Abisalud, empresa vinculada a Carlos Lomelí, superdelegado del gobierno federal en Jalisco. Ramos Alor dijo: «No había medicamentos y con toda razón, estaba la demanda popular. Llegan los benditos medicamentos y ahora, a dónde los compró. La verdad como ciudadano yo lo diría, híjole no les embona ningún chile». La verdad es que aquí no se trata de que le embone el chile a los ciudadanos o a los comunicadores, el punto es que no se puede solucionar un problema acudiendo a la ilegalidad. Una persona que tiene a su hijo enfermo y para poder aliviarlo, compra medicina robada, está cometiendo un delito. No se trata de solucionar un problema al «haiga sido como haiga sido». Ramos Alor, como funcionario estatal, debe vigilar que cada compra que se haga se lleve a cabo dentro de las normas que la propia ley establece.

Nemi Dib salió a pregonar su inocencia; ahora puede volver a la cárcel

Juan Antonio Nemi Dib se sintió inocente porque sus abogados habían conseguido echar atrás su vinculación a proceso. Se fue a tomar un lechero en La Parroquia y a pregonar su inocencia a los cuatro vientos. Al parecer echó muy temprano las campanas a vuelo, pues en Libertad bajo Palabra lo advertimos, ningún juez que hubiera dictado sentencia lo había exonerado. Sus abogados buscaron que un juez local sobreseyera las carpetas de investigación que había en su caso, pero no lo consiguieron. Es más, el juez consideró que las carpetas se habían robustecido con más pruebas. Juan Antonio Nemi Dib estuvo en la cárcel, después en un hospital alegando mala salud, después se fue a su casa y de ahí al Parroquia a tomar café y presumirse inocente. Pero su proceso nunca se detuvo. El exsecretario de Salud del gobierno de Javier Duarte es acusado de incumplimiento de un deber legal, tráfico de influencias y fraude específico, al permitir que la construcción de la Torre Pediátrica se realizara con materiales de mala calidad, sin intervenir para evitarlo o sancionar a quienes lo llevaron a cabo. Ahora queda en manos de la Fiscalía del estado si vuelve a imputar a Nemi Dib, pidiendo para él prisión preventiva.

#LordCacahuates nunca volverá a tener hambre; Roberto Velasco de Comsocial de la Cancillería quería botana y terminó siendo él la botana

A Roberto Velasco, titular de Comunicación Social de Relaciones Exteriores, se pensó que estaba en un botanero y mientras el canciller Marcelo Ebrard, su jefe, estaba dialogando con Nancy Pelosi, el joven a quien ya le chillaba la tripa se puso a comer “peanuts”, es decir cacahuates. Vale mencionar que lo que se estaba discutiendo es el futuro comercial de México, es la defensa del T-MEC. México busca apoyo para evitar que Donald Trump se salga con la suya e imponga aranceles muy gravosos a los productos mexicanos. Pero a Roberto Velasco eso le vale una pura y dos con sal, a él lo que le interesa es que las cervezas se las sirvan bien frías. Por supuesto, al final el titular de Comunicación Social de la Cancillería, a quien apodaron #LordCacahuates, terminó siendo la botana de todos en las redes sociales, pues aprovechando la foto en la que se le ve comiendo cacahuates, los internautas le pusieron desde salsa Valentina, hasta tacos al pastor. Ya ve usted que las redes no perdonan a nadie.

Armando Ortiz aortiz52@nullhotmail.com