Opiniones y Comentarios

Julio Ricardo Blanchet Cruz

diariolibertad@nullgmail.com

 

Aunque no se lleve a cabo una estadística, ni siquiera de esas de mano alzada, la vox populi se siente ofendida por la humillante forma en que hemos sido tratados por el abominable hombre del peluquín rubio…

Y lo peor es que ya nos tomó la medida y continúa y continuará amenazándonos, pues esa postura fue fundamental para su elección -ahí está lo del muro- y ahora es parte central de su reelección…

Pues ya puede presumir, sin faltar a la verdad, que el muro se puso en Chiapas; y además que lo pagan los mexicanos.  Si santa Nancy Pelosi no hace algo, el Abominable se puede reelegir…

Aunque también habrá que ver que es lo que tienen dispuesto los Astros, con eso del Cambio de Era que ya estamos viviendo, y que trae a medio mundo de cabeza.  Si los que se dicen buenos resultaron pederastas; sí que se puede pensar que andamos un poco mal…

Pero estábamos en las arancelarias amenazas del Abominable; y que nuestros “héroes negociadores” encabezados por el súper fifí Marcelo Ebrard, están apanicados y andan como chiles en comal arreglando las cosas para quedar bien; aún pasando por sobre la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal; como bien lo citó el experimentado Porfirio Muñoz Ledo…

Pero es que la pandilla de la $T no razona ni escucha y entonces se asustaron con el petate del muerto; pues así como en este mismo espacio se advirtió que Trump estaba blufeando que el 5% no se iba a aplicar; como finalmente sucedió…

Pues tampoco lo va a aplicar más adelante; y dentro de 45 días lo veremos…

Pero ese no es el caso.  Lo que tenemos que hacer es prepararnos para que no nos vuelva a suceder.  Hay naciones que hace 30 años estaban peor que nosotros en aquel entonces; y hoy están muy arriba.  Algo han hecho bien y nosotros no…

Pero eso no es todo; aunque ya se ha dicho que la salvación de México está en la tierra y sus hombres; no en las inversiones extranjeras.  También tenemos que defender nuestra dignidad y contestarles al tu por tú a los norteamericanos…

Sí; y ¿cómo? Es lo que la gente pensaría de inmediato…

Pero podemos hacerles pasar una mala jugada si nos ponemos de acuerdo y sin embarcar al Gobierno -de por sí ya bastante vilipendiado por el Abominable, ni tomar en cuenta a los “expertos negociadores”, pues todo lo echarían a perder- y dejáramos de comprar todo lo que venga de USA…

Pero especialmente la Coca-Cola.  Y así, de un día para otro, si dejáramos todos de tomar el refresco insignia del Imperio del Consumismo, perderían miles de millones, Y eso es lo único que les importa…

Sin embargo, es tanto el amor que tenemos los mexicanos por nuestra Patria; que nadie lo va a hacer; quizá solo unos cuantos.  Pero eso pocos que lo hagan; podrán decir que finalmente que hicieron lo suyo.

Cambiando de tema…

 

El por demás cobarde y misterioso asesinato de Norberto Ronquillo, lleva a pensar que los secuestradores ya llevaban la premeditada intención de quitarle la vida; a menos que haya reconocido a alguno de ellos y por eso lo hayan ultimado…

Pero quienes están organizados como bandas que van solo por el dinero, generalmente los mantienen vivos; ya que lo habitual es que los familiares pidan una muestra de que aún vive, para entonces pagar el rescate; generalmente muy alto, para que les compense tener casas de seguridad y guardias.  Por eso se envía la foto o el video del secuestrado teniendo en las manos el diario de ese día…

Pero si la modalidad es ya el secuestro-asesinato, hay que resistirse; pues finalmente es preferible que en ese momento lo maten, a que lo hagan posteriormente…

Pero el Gobierno debe de permitir que la gente registre su arma para poder portarla, no solo en la oficina, sino en el automóvil, para ver por la seguridad de su vida, su familia y su patrimonio…

El ciudadano de bien es el que va a registrar su arma; los delincuentes no, pues debe de haber requisitos estrictos.  De otra manera el ciudadano común siempre estará en desventaja ante los delincuentes.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.A