Agencias/Sociedad 3.0

Ante el anuncio de reforzar la frontera sur de México con la Guardia Nacional, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) indicó que estará atenta a cualquier violación a los derechos humanos de los migrantes, pues la política migratoria debe priorizar la seguridad humana.

El presidente del organismo, Luis Raúl González Pérez, sostuvo que el organismo “verificará que haya protocolos y un exhorto para que no se entienda una medida de que el envío de estas fuerzas pues no sea una política de priorizar la seguridad nacional por encima de la seguridad humana”.

Tras acudir a la develación de la placa en honor del periodista Paulo Martínez, indicó que se deben reforzar las capacidades del Estado mexicano para atender los derechos de las personas migrantes, y destacó que, así como se condena que Estados Unidos militarice la frontera sur de su país, México no debe caer en lo mismo.

“Cualquier intervención de cualquier autoridad debe ser conocida por la autoridad migratoria. ¿Lo pueden auxiliar otras autoridades, como en este caso la Guardia Nacional? Sí, pero desde luego en auxilio, previniendo violaciones a derechos humanos y poniendo en el centro una política humanitaria y no una política de seguridad nacional”.

Asimismo, adelantó que convocará a sus homólogos de Centroamérica para sostener una reunión con la Secretaría de Gobernación, lo cual, “lo hemos aplicado desde las caravanas de finales del año pasado, hoy no es la excepción, estamos atentos y estaremos atentos a que no se violenten derechos humanos”.

Sin especificar el número, comentó que con anterioridad la CNDH ha recibido quejas por parte de los migrantes en la frontera sur, por lo que se ha desplazado personal del organismo para fortalecer las oficinas en la zona.

“Debemos de estar atentos a que esa migración segura, ordenada, que debe de tenerse, debe de acompañarse de los acuerdos también con autoridades centroamericanas, para que esta migración se pueda prever que no haya violaciones a derechos humanos; se tiene que hablar con las autoridades migratorias”, indicó.

El ombudsman nacional recordó que la carta que había enviado el presidente Andrés Manuel López Obrador al mandatario estadunidense, Donald Trump, significaba defender la dignidad de la nación y anteponer los derechos de los migrantes a cualquier otra política.

Agregó que “se dijo que dialogar no se debe de confundir con debilidad, y yo creo que ese mensaje, la sociedad, todos debemos respaldar cualquier rechazo, a cualquier conducta xenofóbica, racista y que contenga discursos de odio como el de la autoridad americana”.