En 2015, el mayor escándalo de corrupción que implicó a la principal casa del futbol mundial, la FIFA, sacudió los cimientos del deporte más popular del mundo. Al caso se le nombró “FIFAgate”. El pasado martes 18 de junio, Michel Platini debió rememorar no sólo aquel acontecimiento, sino también el caso por el que ahora fue detenido, el “Qatargate”. Las investigaciones que el Ministerio Público de Suiza inició desde el pasado noviembre, se han materializado con la detención del expresidente de la UEFA y exvicepresidente de la FIFA, Michel Platini.

A pesar de esto, Platini fue puesto en libertad tras horas de interrogatorios. Sin embargo, las investigaciones continúan. Tras este escenario, el mundial que sigue en turno, Qatar 2022, con todo el proyecto que ha realizado, tiene tintes de derrumbarse poco a poco conforme la investigación sobre el caso vaya avanzando. La posible transferencia de la sede mundialista ha abierto la posibilidad a un país que ha denunciado sin reservas los actos fraudulentos que han marcado a la FIFA, Inglaterra.

Cabe señalar que el país ingles fue, junto con EE UU, uno de los países candidatos a ser sedes para los mundiales de 2018 y 2022 respectivamente. En un reportaje para The Sunday Times, el Lord David Triesman, ex presidente de la Federación Inglesa de Fútbol (FA), mencionó: “Si se demuestra que Qatar ha infringido las reglas de la FIFA, entonces no pueden aferrarse a la posibilidad de celebrar la Copa del Mundo.

No estaría mal que la FIFA reconsidere a Inglaterra en esas circunstancias”. Por su parte, Mark Palios, exdirector ejecutivo de la FA, declaró para la BBC: “podrían organizarse dentro del plazo. Por supuesto que el cambio de sede sería posible”. Asimismo, afirmó que Inglaterra posee la infraestructura adecuada para recibir un evento de esta magnitud y estar a la altura del torneo.

LBP Noticias