Agencias/Sociedad 3.0

La Casa Blanca se mantuvo firme en su intención de que el lunes próximo se active el incremento del 5% de los aranceles a productos mexicanos con el que el presidente estadounidense Donald Trump había amenazado a sus vecinos del sur por su falta de acción para frenar el flujo migratorio proveniente de Centroamérica.

“Nuestra posición no ha cambiado y todavía seguimos adelante con el tema de los aranceles en estos momentos”, dijo la vocera de la Casa Blanca Sarah Huckabee Sanders en un comunicado, en el marco de las negociaciones que se llevan a cabo en Washington D.C. con el objetivo de evitar que se concreten las amenazas del presidente estadounidense.

La portavoz del gobierno de EU reaccionó así tras los reportes de que se podría demorar la aplicación de los aranceles. Wall Street cerró este jueves al alza y el optimismo de los los inversores creció debido a estos reportes, de acuerdo con Reuters.

El vicepresidente estadounidense reforzó la postura del gobierno de Estados Unidos, cuando en un discurso en Pennsylvania señaló que “a esta altura, los aranceles se van a imponer el lunes”, pero que Trump tendrá la decisión final y que México había mostrado señales alentadoras al ofrecer nuevas propuestas para abordar el tema de la migración este jueves.

De acuerdo con Reuters, el gobierno de México ofreció desplegar hasta 6.000 elementos de la Guardia Nacional en la frontera con Guatemala a fin de llegar a un acuerdo que evite el aumento de los aranceles.

Por su parte, el vocero de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) mexicana, Roberto Velasco Álvarez, señaló que no han llegado a un acuerdo en las negociaciones con Estados Unidos, pero que continuarán adelante.

“Se siguen explorando opciones para atender el número creciente de migrantes indocumentados que atraviesan por México”, expresó en su cuenta de Twitter Velasco Álvarez.

“La postura de Estados Unidos está enfocada en las medidas de control migratorio, la nuestra en el desarrollo. No hemos llegado aún al acuerdo pero continuamos negociando“, destacó el vocero.

Un alto funcionario de la administración señaló a la cadena CNBC, con la condición de anonimidad, que el escenario más probable es que ambos países alcancen un acuerdo después del lunes pero antes del 1 de julio, cuando la tasa programada alcanzaría el 10% de aumento en los aranceles.