Por Si Acaso

Carlos Jesús Rodríguez

LUEGO DE aquel discurso memorable pronunciado el 20 de Junio de 2012 en la cumbre Río+20 que reunió a mandatarios de diversos puntos del mundo, el cuadragésimo Presidente de Uruguay y ex guerrillero del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros, José Alberto “Pepe” Mujica Cordano fue entrevistado por medios de comunicación en torno a un tema abordado en la Cumbre, y que afecta por igual a toda América Latina: la pobreza –ahora causa, entre otras cosas, de la migración-, y la urgencia de sacar de esa condición a los millones que habitan el continente. A Mujica, un crítico de la globalización a ultranza porque conlleva a una economía de mercado que ha creado sociedades de mercado y consumismo innecesario y empobrecedor, le preguntaron, por lo tanto, si lo correcto sería dar dinero directamente a los pobres, a lo que el uruguayo, con esa parsimonia que le caracteriza respondió: “No se trata de plantearnos el volver a la época del hombre de las cavernas, ni de tener un “monumento al atraso”, pero no podemos seguir, indefinidamente, gobernados por el mercado, sino que tenemos que gobernar al mercado. Tampoco los buenos gobiernos son los que usan los impuestos de los trabajadores para dárselos a los flojos, los grandes gobiernos son los que crean las condiciones para que todos tengan trabajo”. Y vaya que tiene razón don Pepe, porque ha sido la globalización radical lo que conlleva a la macroeconomía que tiene, actualmente, sin empleo a millones de personas en Latinoamérica, situación que empuja invariablemente hacia la desocupación y violencia, aunque lo peor sería tratar de resolver el conflicto regalando el dinero que es de todos, cuando debería servir para crear condiciones de empleos sustentables que al mismo tiempo generen riqueza al Estado mediante el cobro de impuestos; esto es, empleos formales facilitando al sector privado las condiciones de inversión.

“LOS BUENOS gobiernos no son los que usan los impuestos de los trabajadores para dárselos a los flojos, los grandes gobiernos son los que crean las condiciones para que todos tengan trabajo”, dijo Mujica, y su apreciación es correcta porque regalar dinero –sobre todo cuando tiene un fundamento clientelar o de compra de afecto para mantener en poder al Gobernante que lo practica-, detiene las inversiones necesarias para que un País salga avante. En ese tenor, en México ante las dificultades financieras frente a los compromisos económicos adquiridos por la entrega de programas sociales, Andrés Manuel López Obrador prepara nuevos recortes laborales en la administración, desempleados que habrán de sumarse a la informalidad que no genera recursos fiscales al Estado y, en el peor de los casos, nutre a la delincuencia que ante el maltrato a agentes Federales, ya lanzó la convocatoria para captarlos.

DE ESA manera, el recorte de personal, producto de una austeridad simulada cuyo objetivo es obtener dinero para seguir repartiendo al “pueblo bueno” y mantener los niveles de popularidad, ha llegado al Instituto Mexicano de la Radio (IMER) que a partir de Julio dejará sin empleo a 240 trabajadores que ya no serán recontratados, lo que además de afectar a la barra de programación en la totalidad de sus emisoras dejará sin el sustento a muchas familias. La decisión anticipo la salida del periodista, escritor y académico Ricardo Raphael que desde el martes anunció su renuncia al (IMER), durante la transmisión de su programa “Réplicas”, argumentando que se trataba de “un llamado de atención para quienes deben tomar las decisiones adecuadas”. La situación es tan grave, agregaría, “que estamos bajando la cortina, no completamente, pero en un porcentaje muy amplio”.

El Instituto Mexicano de la Radio, como bien se sabe, es un organismo de la Administración Pública Federal creado el 25 de Marzo de 1983 por decreto presidencial de Miguel de la Madrid Hurtado, junto con el Instituto Mexicano de Televisión (Imevisión) y el Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine). Aunque inicialmente estuvieron instalados en la calle de Margaritas 18, colonia Florida en la delegación Álvaro Obregón, su nueva sede en las calles de Dr. Barragán, en la Colonia Roma de la Ciudad de México no pudieron ser ocupadas al ser parte de los inmuebles colapsados por los sismos de 1985. Ese mismo año el gobierno federal arrendó y posteriormente adquirió los estudios de la Sociedad de Autores y Compositores de Música en Real de Mayorazgo 83, colonia Xoco en la Delegación Benito Juárez. Hasta Abril de 2004 operaba 8 estaciones en la Ciudad de México y 12 emisoras en diversos Estados de la República. En 2007 puso el audio en línea para poder escuchar las estaciones de radio Reactor 105.7 y Horizonte 107.9 en su página de Internet. En el 2009 inauguró en línea una nueva radio en Internet con motivo del Bicentenario de la Independencia de México, Radio 2010. Ya en 2011, después de seis años de la cancelación de las transmisiones y el desmantelamiento de la estación de Onda Corta conocida como Radio México Internacional por parte de las autoridades del IMER, aparece la versión en Internet de Radio México Internacional en línea, en sustitución de Radio2010.

CIFRAS OFICIALES revelan que el presupuesto aprobado para el IMER este año fue de 159.2 millones de pesos, 10.5 por ciento menos que en 2018, pero a eso se suma el memorándum de austeridad emitido por Hacienda que obliga a reducir 50 por ciento el monto aprobado en 2019 para la subcontratación de servicios con terceros, lo que tácitamente los deja en la indefensión, y aunque el vocero presidencial, Jesús Ramírez dijo este miércoles que se va a mantener el presupuesto del Instituto y que no habrá afectados, dejó en claro que todos los trabajadores eran eventuales y laboraban de freelance, lo que indica que el funcionario querría esas posiciones para sus protegidos. Promete que la situación económica del IMER se solucionará antes del viernes para que no haya ningún despido ni cancelación de programas, pero lo cierto es que muchos ya se fueron.

PERO HAY más recortes anunciados no solo del IMER sino en diferentes instancias de la administración Federal, a tal grado que los secretarios de despacho, que deberían tener un capacitado equipo de asesores porque queda claro que dos o tres cabezas piensan mejor que una, solo podrán tener un consejero; vienen recortes en Pemex, CFE y en instancias de salud, por solo citar algunos. Y mientras esto sucede, se siguen recortando recursos porque el dinero que se reparte, vía programas sociales, ya no alcanza, y el Presidente no quiere quedar mal con ese pueblo bueno que compró a base de dádivas, pues sabe de antemano que el respaldo alquilado es ficticio, y dejar de regalar lo que no es suyo le implicaría desaprobación y rechazo de cara a la elección intermedia de 2021 y, peor aún, en 2024 cuando venga el relevo presidencial. AMLO sabe, porque es asiduo lector de la Biblia, que hay una frase atribuida a Jesús cuando Pedro hirió en una oreja a un soldado que acudió a detenerlo, y el hijo de Dios lo increpó: -Pedro, que no sabes que el que a hierro mata a hierro muere-, o lo que es lo mismo: con la vara que mides serás medido. Así las cosas en esta Cuarta.

OPINA carjesus30@nullhotmail.com