Ha permanecido en el interés de los medios y las redes el tema de la posibilidad de que en Veracruz ocurran fenómenos de nepotismo. Independientemente de que ello sea real, debe recordarse que en el caso de los actores políticos de primer nivel, la prevalencia de versiones que aludan a sus conductas indebidas, sean estas reales o no, se dan por ciertas, dada la desconfianza total del pueblo sobre la moralidad de los gobernantes.

En el tema en boga, resultará muy curioso saber cuál será el giro que tomarán los acontecimientos. Debe recordarse que el propio Presidente de la República ha quedado en calidad de garante. ¿Cómo se va a abordar el asunto?