POR SI ACASO
Carlos JesúsRodríguez Rodríguez

2019-06-09 / 17:28:28

*Violencia a la baja o sueño guajiro

*Prosiguen feminicidios y secuestros

*Delincuencia actúa con impunidad

   NO ES fortuito que Veracruz, en el listado del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública se erija como campeón en el asesinato o secuestro de mujeres, lo mismo que en feminicidios (que no es lo mismo que lo primero), aun cuando las cifras del Gobernador Cuitláhuac García Jiménez y del inoperante Secretario de Seguridad Pública, Hugo Gutiérrez Maldonado vayan a la baja, ya que en solo nueve días –hasta el mediodía de este domingo- se habían suscitado cinco asesinatos de mujeres y un secuestro, lo que debería encender las luces de alerta en un Estado donde antaño se respetaba a la mujer –aun cuando persistía violencia intrafamiliar que no pasaba a mayores-. Lo lamentable es que las fatales cifras no van a la baja desde el inicio de esta administración, pues tan solo en el primer bimestre del año, el SESNSP reportó que Veracruz encabezaba la lista de entidades con mayor número de feminicidios con 21 casos pero, de igual manera la Entidad se destacaba –en esos dos meses- como el primer lugar nacional en secuestro de mujeres con 25 víctimas, 9 de ellas mayores de edad y 1 menor de 18 años, en tanto las 15 restantes no especifica su rango, y respecto a los 21 feminicidios ocurridos entre Enero y Febrero de este año, Xalapa, la capital, ocupó el octavo lugar nacional con tres de estos, además otros siete municipios se ubican entre los primeros 100 del país con presuntos feminicidio. Coatzacoalcos era el número 22 con 2 casos; Papantla el 23 con 2 casos; Veracruz Puerto el 24 con 2 casos; Córdoba, Cosoleacaque, Ixhuacan de los Reyes e Ixtaczoquitlán ocupan los lugares 97, 98, 99 y 100 con un caso cada uno, algo que no es para sentirse orgulloso en el arranque de un Gobierno, y menos cuando las cifras siguen elevándose aun cuando las autoridades ciegas, sordas y cojas no perciban la realidad de lo que se vive en el solar jarocho, pese a que el Estado tiene activadas dos alertas por violencia de género, la primera por conducta feminicida y la segunda por agravio comparado, en tanto el gobernador Cuitláhuac García Jiménez puso en marcha por ese tiempo la iniciativa de “Cero Tolerancia a la Violencia contra las Mujeres y las Niñas” pero, al parecer, nadie le hace caso, ni siquiera su equipo de seguridad que sigue permitiendo esos hechos.

Y LEA usted por si supone que mentimos o actuamos de mala fe contra un Gobierno que no acepta la crítica, y que en consecuencia la responde con latrocinios e infamias: la madrugada de este domingo, una joven, muy bella por cierto, fue asesinada cuando disfrutaba de una albercada al lado de varios amigos en un balneario ubicado en el barrio Tamarindo de Acayucan, a un costado de la carretera Transístmica de esa población. De acuerdo a la encargada del negocio, varios hombres preguntaron por la chica, y tras señalarles donde se encontraba se aproximaron hasta su persona y le dispararon en varias ocasiones cegándole la existencia, ante la mirada atónita de sus compañeros que rememoraron la tragedia de Minatitlán y optaron por escapar; los asesinos huyeron tras cometido el crimen contra Xajily Barreto que quedó en medio de un charco de sangre, y fue hasta minutos después que se apersonaron elementos policiacos y fuerzas armadas sólo para acordonar el área como siempre. No hay indicios de los ejecutores ni del empresario que contrató el lugar. Y este mismo domingo ha trascendido que desde la noche del viernes, una empresaria de Álamo propietaria del llamado “Cibergente” fue secuestrada cuando circulaba a bordo de una camioneta Cross Fox color negro con destino a Tihuatlán. La mujer que en su página de Facebook aparece como “Julieta Cranti Li”, es esposa de Gilberto Guerrero Rocha, un matrimonio de clase media sin muchos recursos económicos, por lo que se hace raro el secuestro ya que, incluso, se sabe que enfrentaban problemas económicos pues hace unos días ofrecían en venta su vehículo.

Y TODO esto pasa en medio de la algarabía del Gobernador Cuitláhuac García Jiménez que argumenta que la inseguridad va a la baja, cuando en Veracruz se sigue masacrando diariamente a féminas y varones, ya que no existe una política efectiva de seguridad, pues del Secretario del ramo nada se sabe, a no ser por los negocios subrepticios como la compra de patrullas a precio de oro, en tanto mantiene en la nómina –como funcionario, por supuesto- a uno de los hijos del subsecretario de administración y finanzas de Sefiplan, Eleazar Guerrero Pérez, el cuestionado primo del Gobernador en turno. Y mientras eso ocurre, el pasado 6 de este mes, en un paraje de Pinoltepec, municipio de Emiliano Zapata, fue asesinada de tres balazos y abandonado su cuerpo en un paraje una mujer cuya identidad se desconoce. Fueron automovilistas que circulaban por la zona quienes reportaron el hallazgo. En todo lo que va del Gobierno de García Jiménez se contabilizaban ya 106 mujeres asesinadas, una cifra alarmante que sigue colocado al Estado en el primer lugar en la comisión de esos crímenes, aunque otras cifras de colectivos indican que los asesinatos de féminas en territorio Estatal ya rebasaron los 130.

COMO FUERA, el pasado 5 de este mes familiares de la mujer que apareció muerta en la avenida Abraham Zabludovsky de la colonia Santa Rosa, de Minatitlán, acudieron ante la Unidad Integral de Procuración de Justicia para llevar a cabo la diligencia de identificación. Se llamaba Rayda M. C. de 29 años de edad, y fue encontrada semidesnuda y con heridas producidas por arma blanca. Su familia a través de las redes sociales dio a conocer que se encontraba desaparecida desde el lunes 3 de este mes en que salió de su domicilio a las 10:00 horas. Dejó en la orfandad a dos hijos y hasta el momento se desconoce el móvil del crimen. Un día antes, en un cuarto del Motel Villas de Coatza, en Coatzacoalcos fue encontrado el cuerpo de una mujer asesinada a golpes. Los hechos ocurrieron alrededor de las 21:30 de la noche cuando los empleados llamaron por el conmutador para informar que el tiempo de ocupación había terminado, y al no obtener respuesta acudieron a la habitación encontrando el cadáver de la dama semidesnudo y con golpes diversos. Se trataba de una joven de 25 años, y del asesino nada se sabe.

SUPONER que la violencia está a la baja cuando en el mes de Mayo fueron secuestradas 12 mujeres y 14 más asesinadas, solo cabe en la necedad e invidencia mental. Y esto no es ninguna presión en busca de publicidad como pretende hacer creer el Gobierno del Estado. Son hechos que se están viviendo y tienen a la población con el Jesús en la boca, porque lo anterior sólo corresponde a hechos que atañen a féminas, ya que en el caso de los varones, no pasa día sin que ocurran cinco, seis y hasta 10 crímenes, y basta señalar que este domingo, en Cuichapa ha sido acribillado el joven José Rodolfo N. de 25 años a bordo de su camioneta, tras suscitarse un enfrentamiento sobre la carretera estatal Providencia-Tezonapa, a la altura del primer tope en Providencia, mientras que en Amatlán un hombre fue degollado en un camino de terracería que une a las localidades de La Toma y la Joya, muy cerca del centro penitenciario de aquel lugar. Paralelamente, en una vivienda de la zona centro de Tlapacoyan fue encontrado el cadáver amordazado y atado de pies y manos de un hombre, hechos denunciados por la propietaria de la vivienda en renta. Insistimos, Veracruz está viviendo una severa violencia que preocupa, por supuesto que alarma, porque aquí vivimos y porque en hechos colaterales mueren o resultan heridas personas inocentes. No se trata de ser apóstoles del desastre, pero algo no se está haciendo para contener esto que ya parece una maldición. Así de simple. OPINA carjesus30@nullhotmail.com