Columna “Política al Día”

Por Atticuss Licona

El Sistema penitenciario estatal en el estado de Veracruz obtuvo una de las peores calificaciones en el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2018 de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

La calificación promedio es de 6.45, y Veracruz obtuvo una calificación de 5.87, muy por debajo de la media nacional.

Los penales mejor calificados están en Guanajuato, Querétaro y Coahuila, mientras que Veracruz sólo superó en calificación a los sistemas penitenciarios de Sinaloa, Zacatecas, Hidalgo, Guerrero, Nayarit, Baja California Sur y Tamaulipas.

El problema en los penales de Veracruz se acentuó durante el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares pues la tendencia de la calificación fue negativa, pasando de 6.54 en el 2016, a 6.02 en el 2017 y 5.87 en el 2018.

Los siete centros de reinserción social de Veracruz quedaron por debajo de la media (6.45) con las siguientes calificaciones: Amatlán, 5.91; Coatzacoalcos, 6.04; Pacho Viejo, 6.38; Acayucan, 5.93; Papantla, 6.18; Poza Rica, 5.10; y Tuxpan, 5.52.

En todos se presentaron problemas de Aspectos que garantizan la integridad personal del interno; Aspectos que garantizan una estancia digna; Condiciones de gobernabilidad; Reinserción social del interno; y Atención a internos con requerimientos específicos.

En general se deben atender aspectos como la deficiente separación entre hombres y mujeres; deficiencias en los servicios de salud; Falta de prevención de violaciones a derechos humanos; deficientes condiciones materiales e higiene de instalaciones; inexistencia o deficientes condiciones materiales e higiene del área médica; Presencia de actividades ilícitas; Presencia de cobros; Insuficiencia de personal de seguridad y custodia; Insuficiencia o inexistencia de actividades laborales y de capacitación; entre otras.

Además, a los 7 Ceresos se les identificaron condiciones de autogobierno o de co-gobierno.

El reto de la nueva administración sin lugar a dudas es grande. En primera instancia el revertir la tendencia negativa de la calificación mejorando las condiciones en las cárceles del Estado. Para lo anterior se han reactivado en diversas cárceles la capacitación y las actividades laborales, se han realizado traslados de reos de alta peligrosidad, se están atendiendo requerimientos especiales, se han realizado diversas visitas sorpresa a los Ceresos para identificar problemas y corregirlos, entre otras acciones.

Será el próximo año, con el informe de la CNDH cuando comenzarán a verse los resultados. Por lo pronto, al día de hoy, los números fríos indican que Yunes Linares no revirtió la tendencia negativa y que llevó a las cárceles de Veracruz a estar, lamentablemente, por debajo de la media nacional.

@AtticussLicona