Al final le vamos a tener que pedir disculpas a Duarte y regalarle el Estadio Xalapeño y el Paseo de Los Lagos

Viernes Contemporáneo

Es aberrante el sentido de la justicia en este país. Se saben casos de personas que se han visto obligados a robar por hambre o enfermedad y que se pasan años en la cárcel, primero esperando a que les dicten sentencia, después para cumplir esa sentencia. En cambio, Javier Duarte, el saqueador más desaforado que ha visto este país goza de una justicia tipo la Cuarta Transformación. Duarte es tratado en el sistema penitenciario del gobierno de López Obrador como si de una celebridad se tratara. Puede hablar a los medios de comunicación que se le antoje, invitar a periodistas a comer lechón; puede incluso afirmar que está a unos meses de salir libre. Y esto último que nos parece una burla, que se suma a la burla de su sentencia de nueve años, se va haciendo muy posible. Resulta que un tribunal federal determinó suspender la ejecución de la sentencia dictada al exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, por los delitos de lavado de dinero y asociación delictuosa. Esta decisión se toma debido a los supuestos vicios que tuvo su juicio por parte de la parte acusadora, es decir la Procuraduría General de Justicia en los tiempos de Peña Nieto. También se suspende la multa irrisoria de 58 mil pesos que se le había impuesto, así como el decomiso de 40 inmuebles. Es decir, Javier Duarte está ganando la partida. Al final un Tribunal o un Juez va a obligar al pueblo de Veracruz a pedirle una disculpa colectiva a ese ladrón; otro juez va a donarle el Estadio Xalapeño y el Paseo de Los Lagos a Javier Duarte como compensación por las molestias que le han ocasionado. ¡Chingue su madre la Justicia en México!

Cuitláhuac García, el mitómano, vuelve a mentir; SSP no lleva más de 2 mil detenciones, a lo mucho 712 registradas

Cuitláhuac García tiene la boca llena de mentiras. Si pudo ocultar y mentir sobre la consanguineidad con su primo hermano Eleazar Guerrero, pues ya cualquier otra mentira se le hace poca cosa. Tratando de hacer alarde sobre el “gran” trabajo que realiza su administración en comparación con lo que hace la Fiscalía, el gobernador declaró: “¿Cuántos delincuentes hemos agarrado? Más de 2 mil, ahora que él dé su reporte a ver si él está trabajando”. La cifra del gobernador se parece al 331 por ciento de aumento en turismo internacional en Veracruz que le dio la secretaria de Turismo y cuyo dato soltó el gobernador como si fuera una verdad labrada en piedra. El fiscal Jorge Winckler declaró que “es totalmente falso que se haya detenido a más de 2 mil personas, es una mentira, sólo se han detenido en el estado de Veracruz por delitos de fuero común a 712 personas, de acuerdo al informe oficial”. ¿De dónde sacó Cuitláhuac García los 2 mil detenidos? De su mitomanía, de sus ganas de ver una realidad inexistente; de su incapacidad también, de su isla de la fantasía.

AMLO quiere que la prensa se porte bien con él; recrimina a ‘Proceso’ que no se ponga del lado de la transformación

En su conferencia de prensa mañanera de este lunes, el presidente Andrés Manuel López Obrador se refirió al trabajo periodístico de la revista Proceso. López Obrador se refirió a la revista Proceso, quien «no se portó bien con nosotros». A lo que el periodista Arturo Rodríguez le contestó: «No es papel de los medios portarse bien, presidente, con alguien». López Obrador, muy versado en historia contestó que todos los buenos periodistas siempre han apostado a las transformaciones y puso como ejemplo al Zarco, a los hermanos Flores Magón. López Obrador, desde su púlpito político dijo que, desde los periodistas de la República restaurada, todos tomaron partido, «y es que es muy cómodo decir yo soy independiente, o el periodismo no tiene por qué tomar partido o apostar a la transformación». Para el presidente de México el periodismo no sólo debe criticar la realidad, sino también transformarla. Arturo Rodríguez, quien buscaba inútilmente iniciar un diálogo, dijo que el propósito del periodismo es informar. A lo que AMLO le reviró, pero a veces ni eso. El periodista de Proceso le dijo que lo que él pretende es que se editorialice «nada más a favor de usted», lo que no corresponde al papel del periodista. Es por ello, señaló el presidente, que ya lee poco Proceso, desde que murió Julio Scherer, a quien admiraba mucho.

Armando Ortiz ​​​​​aortiz52@hotmail.com

Comentar

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar