Maestros de preparatoria y universidad en Guerrero están sintiendo la vibra, pues algunos de sus alumnos con bajas calificaciones, haciéndose pasar como miembros del crimen organizado, los están amenazando. Usted puede decir que los maestros no deberían dejarse extorsionar, sin embargo, Guerrero es un estado de donde han surgido varios cárteles de la droga. El rector de la Universidad Autónoma de Guerrero ha dicho que las amenazas no sólo son para profesores universitarios, sino también para maestros de algunas preparatorias.

Lo más fácil sería ponerle un diez a un malandro o a un aprendiz de extorsionador, pero se imagina usted la clase de engendros que se están forjando en las aulas. Dice la Escritura que “el que es fiel en lo mínimo es fiel en lo mucho, y el que es infiel en lo mínimo es infiel en lo mucho”, por lo que ahora son calificaciones, una vez que vean que la fórmula funciona irán por el derecho de piso y más tarde por el secuestro.

Algo tendrán que hacer las autoridades de educación, no sólo para que los profesores no corran el riesgo de sufrir daño, como para que los alumnos entiendan que la materia de “Extorsión” no está en el plan de estudios.

LBP Noticias