AMLO irá por los corruptos, los meterá a la cárcel, incluso a los de Morena

El presidente Andrés Manuel López Obrador lanzó un mensaje a todos los funcionarios y exfuncionarios públicos: “Imagínense en el país de más corrupción, en uno de los países de más corrupción en el mundo había impunidad Constitucional; es decir, legalmente se protegía al corrupto. Ya eso se terminó, ahora es delito grave la corrupción. El que robe en el gobierno, el que utilice los cargos públicos para sacar provecho personal, el que enriquezca en el gobierno va para al bote sin derecho a fianza, al tambo sin derecho a fianza”. El mensaje lo lanzó desde Coalcomán, municipio del estado de Michoacán en presencia del gobernador Silvano Aureoles. Por supuesto, el mensaje está dirigido a los funcionarios públicos en activo, ya sean regidores, síndicos, alcaldes, miembros de un gabinete presidencial y hasta gobernadores. Esa es una buena noticia, una noticia que debería poner en alerta también a los exfuncionarios que están siendo investigados actualmente; aquellos que apelan a que con el tiempo sus desfalcos queden en el olvido. Pero sobre todo es un llamado a tiempo, sobre todo cuando ya se están dando actos de corrupción en los gobiernos de Morena, primero con el nepotismo que lleva al tráfico de influencias y conflicto de intereses, y después a la política de los moches, que algunos ya están poniendo en práctica. A esos, cárcel sin derecho a fianza, dijo López Obrador.

¿De quién aprendió Cuitláhuac a burlarse de los periodistas? AMLO responde: «A lo mejor es el fin del mundo», cuando le preguntan sobre la renuncia de Lomelí

Ya vimos de quien aprendió Cuitláhuac García a burlarse de los periodistas, pues de su padre putativo, del presidente López Obrador. Usted debe recordar que cuando al gobernador unos periodistas lo cuestionaron sobre una información que su gobierno no había entregado, el gobernador se burló de los periodistas diciendo: «Uy, pues qué grave que no respondió». La censura social se fue contra la liviandad de un gobernador que minimiza sus responsabilidades de transparencia. Pero como usted sabe, Cuitláhuac García pretende ser un Amlito, así chuiquito, pero Amlito. Por ello todo le copia. Al presidente de México cuando los reporteros le preguntaban sobre el tema del aeropuerto en Santa Lucía, López Obrador citó a su paisano Chico Che: «Uy que miedo, miren como estoy temblando». Nuevamente, en Michoacán, cuando al presidente le preguntaron sobre la renuncia de Carlos Lomelí después de que se descubriera que tiene conflicto de intereses al ser propietario de empresas farmacéuticas que reciben contratos multimillonarios en gobierno, el presidente contestó: «A lo mejor es el fin del mundo». Es decir, descubren corrupción, conflicto de intereses y de manera laxa el presidente hace ver que esas cosas no tienen importancia.

Secretario de Turismo federal, Miguel Torruco, estima un crecimiento de 4.7%; pone en evidencia el absurdo 331% de Xóchitl la bailadora Arbesú

De acuerdo con las estimaciones del secretario de Turismo federal, Miguel Torruco Marqués, el turismo en México crecerá un 4.7 por ciento en 2019, en comparación con el año pasado. La estimación es muy optimista, y ese optimismo los lleva a estimar ese 4.7 por ciento, que para muchos significa una cifra alta. El secretario de Turismo a nivel federal arguye: “La actividad turística camina a paso firme y decidido, lo que genera un terreno propicio para el crecimiento y desarrollo de las Mipymes (micro, pequeñas y medianas empresas”. Si esta es la estimación a nivel federal, ¿cómo se atreve Xóchitl la bailadora Arbesú, a verle la cara de tonto al gobernador y dejar que el muy cándido reporte un 331 por ciento de aumento en turismo internacional tan sólo en los últimos meses. El mismo presidente de “Turismo, Cultura y Sociedad”, Ulises Gómez Contreras, advierte sobre el tema: «No hay fuentes de empleo a estudiantes que acaban de egresar, hay preocupación de dónde se van a emplear y de qué es lo que se avecina en materia laboral, sobre todo en estos tiempos en que se ha dificultado». Basta con acercarnos a las plazas comerciales, a los centros turísticos para darse cuenta que la actividad turística se ve bastante deprimida. Pero es fácil inventar cifras cuando se trata de engañar a un tonto.

Armando Ortiz aortiz52@nullhotmail.com