De las mentiras…

Opiniones y Comentarios

Julio Ricardo Blanchet Cruz

diariolibertad@gmail.com

 

Tiempos no tan lejanos cuando no hacía falta firmar un documento para comprometerse; la palabra bastaba.  Muchos ni siquiera sabían leer o escribir, por lo que no tenía caso firmar nada…

 

Hoy poner la huella, jurar sobre la Biblia o la Constitución, o atestiguar lo que sea, aunque sea falso, es tan fácil como matar.  Y eso que matar ha sido el distintivo de esta “civilización”…

 

Tan avanzada en aspectos tecnológicos, pero todavía perdida en la idolatría; y sin que la Historia registre una Era en la que no hubiera habido guerras.  Todas patrocinadas por los dioses; eso sí

 

En ese entonces eran hombres que empeñaban su palabra; y ni muertos dejaban de cumplirla, pues la heredaban a sus hijos.  Solo a las mujeres se les permitía echar sus mentirillas; que para eso son lo máximo…

 

No en balde los mejores espías son mujeres; y si eso no muy se sabe, es precisamente porque son mejores que los hombres.  La holandesa Margareta Geertruída Zella, más conocida como Mata Hari (1876 – 1917) es solo un ejemplo…

 

Los espías tienen que ser seductores.  Y no siempre logran su objetivo, pues las mujeres son selectivas.  Sin embargo todos los hombres caen.  De presidentes para abajo.  En las mujeres el mentir es casi un atributo del que los hombres carecemos; o somos menos buenos para el cuento…

 

Sin omitir que en la guerra, el engaño es tan admirable como el valor.  No obstante, si de echar mentiras se trata, cabe recordar a Francisco, el VI señor de la Roché, más conocido como La Rochefoucauld (1613 – 1680) “Los hombres no vivirían mucho tiempo en sociedad, si no se engañaran los unos a los otros”…

 

También hay que hacer notar, que hay de mentiras a mentiras.  Hay unas que de plano, como las de Peña Nieto, que habría que enlistarlas; o las de Calderón, que finalmente tuvo que decir el ya famoso “Háiga sido como háiga sido”…

 

Pero entre todos aquellos que llaman mentiroso al Presidente; seguramente no han leído a Platón (427 – 347) quien establece que los únicos que tiene derecho a mentir, son los políticos…

 

Sin soslayar que por ahí dicen que quien esté libre de pecado, que lance la primera piedra.  Es difícil que alguien pueda decir que nunca mintió, cuando es parte de la inteligencia y la sagacidad…

 

Los animales engañan para sobrevivir, es parte de la vida.  Es más, los niños mienten desde pequeños y los mayores los reforzamos con los ejemplos que les damos…

 

Solo que unos son más hábiles que otros para engañar; y en ese caso la crítica es más bien envidia.  El peor de todos los defectos; por eso nunca se quiere reconocer.  “es peor que el hambre, es hambre del espíritu” decía Miguel de Unamuno (1864 – 1936).

 

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.

 

Comentar

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar