Por Angeheca

Se puede señalar como muy mala la postura de Radio Teocelo, cuando en voz de su apoderado legal, “al aire” en el programa cabildo abierto señaló como “periodiquillos” a medios de comunicación que incursionan en Teocelo y municipios aledaños.

Radio Teocelo es, como ya lo hemos dicho en este espacio, un ícono de la comunicación y un canal valioso para la población. Pero como no hay verdades absolutas, no tiene que ser así para todos, sobre todo con la polémica histórica en la que se ha desarrollado. Pareciera ser que ahora “la radio” se incomoda de medios, como Semanario Espresso, que no tienen la misma opinión en algunos temas. Esto es lamentable porque se puede calificar como un atentado a la libertad de expresión, de un medio que nació, creció y sirve para expresar ideas, pese a las opiniones contrarias que genere.

Cierto es que hay periódicos, señalados como “pasquines” que nacen para servir algún movimiento político y lograr que quienes lo lean sean orientados a pensar como se señala en dicho medio. También se sabe de “periodistas” y comunicadores que están al servicio de alguien, a cambio de dinero o dádivas; se les conoce como “chayoteros” haciendo referencia a los que trabajan para quien les paga, sirviendo sólo como un medio de publicidad de acciones que un ente realiza, o atacando con insultos que rayan en lo corriente para denostar a alguien. Sin embargo, esa catalogación sólo le corresponde al ciudadano otorgarla y no de un medio a otro, o de un periodista a otro; siempre y cuando el ciudadano tenga diversas fuentes para consultar y de ese modo, puede generar su propio criterio.

José Luis Soberanes Fernández, en un artículo de la biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM señala: “Una sociedad que decide sin nutrirse de los frutos de la libertad de expresión, es una sociedad que decide a ciegas”, de tal modo que pareciera que el apoderado legal de Radio Teocelo quiere que la versión que fije la radio sea la única.

La página de Facebook del H. Ayuntamiento de Teocelo, la columna “En privado” de Ricardo Ramírez, Radio Teocelo, Semanario Espresso, esta propia columna y otros, son espacios para transmitir información, se esté de acuerdo con ella o no. Ninguno de éstos debe intentar contrarrestar al otro, porque esa es la riqueza plural que el ciudadano necesita para formar una visión más amplia de las circunstancias y el entorno; todos con la libertad de opinar según su criterio.

La radio es y seguirá siendo una aliada de todos, a la que se le tiene cariño y se debe cuidar y respetar, también desde adentro, porque minimizar el trabajo periodístico de otros, sin conceder las fortalezas que tiene, es minimizar también al ciudadano que le gusta, consume y paga por ello.

El lingüista, filósofo y activista Noam Chomsky dijo: “Si no creemos en la libertad de expresión de aquellos que despreciamos, no creemos en ella en absoluto”; es importante señalar que en este espacio no despreciamos a nadie, pero la esencia de la frase es universal.