Las películas nos han enseñado que, a un atacante, con un disparo lo abates. Pero las películas por lo regular mienten, no muestran la realidad tal como es. En un video que circula en las redes sociales se ve como un atacante se acerca con un arma blanca con la intención de atacar a dos policías. Uno de los policías le apunta con un arma y le advierte que se detenga. Pero el atacante no se detiene y le dispara hasta en siete ocasiones.

Aunque el atacante, un hombre obeso se revuelca en el suelo por las heridas, recupera fuerzas y se lanza en contra del segundo policía, quien ya había enfundado su arma, pues pensó que el atacante había sido derribado. El atacante toma al policía del cuello y lo lastima con el cuchillo. Al ver que la intención del atacante es causar más daño, el primer policía que ya había hecho siete disparos, vuelve a disparar esta vez en la cabeza cuatro disparos, con lo que abate al delincuente.

Cabe señalar que el tipo de arma que usan los policías es de un calibre más alto del que se permite usar a los ciudadanos, y a pesar de ello un delincuente se puede levantar y cumplir su cometido de asesinar a quien se defiende. Ya ve usted que no hay que creer en todo lo que muestran las películas.

LBP Noticias