Por Si Acaso

Carlos Jesús Rodríguez

*Cesa a LP por panista y no a corruptos
*Marlon ¿sonámbulo? Mujeres calladas

SI ALGO se le debe reconocer a Lorena Piñón Rivera es que se trata de una mujer con arrestos, ya que sin tener un currículo notable en materia partidista, política o administrativa se atrevió a contender por la dirigencia nacional del PRI y logró lo impensable (“aiga sido como aiga sido”): ser inscrita como la tercer aspirante a diputar esa posición que ya querrían muchos gallones –cuando nadie daba un cacahuate por ella-, junto con el favorito de AMLO, Alejandro Moreno Cárdenas, Gobernador con licencia de Campeche e Ivón Ortega Pacheco, ex mandataria de Yucatán -que no son poca cosa-, aun cuando desde el pasado 23 de Junio Armando Barajas Ruiz, el Consejero Nacional del “tricolor” -que promovió la expulsión del ex Gobernador Javier Duarte de Ochoa-, descartó a la veracruzana –de San Rafael-, ya que de acuerdo a los informes que poseía, había sido pre candidata a diputada por el PAN, lo que le hacía inviable, además de que enfrenta un proceso de expulsión. Y aunque Lorena se defendió y argumentó que por esas fechas andaba en la campaña del, entonces, candidato al Gobierno de Veracruz, Héctor Yunes Landa, y hasta presentó pruebas contundentes de su dicho, dicen que desde el mismísimo PRI nacional le tendieron una trampa por tres razones: porque su postulación le restaría votos a Ivón Ortega que, de todas formas no es la favorita (ni de los priistas ni del priista en ciernes Andrés Manuel López Obrador), y porque en una de esas, tras el exitoso arranque que tuvo en Orizaba, se le subía a las barbas al afamado “amlito” Moreno Cárdenas, el protegido del Presidente. La otra razón, la que de plano la bajó de la cabalgadura fue la amistad que exhibió, cuando se desempeñaba como delegada de la Secretaría de Relaciones Exteriores con la maestra Elba Esther Gordillo Morales que, a decir verdad, no es bien vista al interior de los actuales mandamases del ex partidazo. Por ello Piñón Rivera fue expulsada, y aunque impugnará la decisión del Consejo Político Nacional, para cuando emitan un falló ya habrá un nuevo Comité Ejecutivo, por lo que lo más seguro es que acabe en el instituto que construye la profesora chiapaneca por conducto de familiares, amigos y uno que otro vividor del erario.

SIN LORENA Piñón, les guste o no a los priístas, el PRI pierde a una militante como deberían ser muchos: arrojados, audaces, inteligentes y, seguramente con ella se irán varios. Si ya de por si el “tricolor” no existe en la Entidad porque Marlon Ramírez Marín anda más ocupado en descubrir “quien usurpa” su identidad para extorsionar a alcaldes, dirigentes sindicales y de organizaciones, que en promover las bondades que aún le quedan al ex partidazo. Y es que algunos priistas no muy convencidos del liderazgo de Ramírez Marín suelen exclamar con sorna y broma: -¿no será que Marlon es sonámbulo y escribe cartas en la oscuridad?-. Y es que como bien se sabe, algunos Presidentes Municipales del PRI recibieron hace poco la siguiente misiva: “Antes que nada, un saludo de su amigo Marlon Ramírez. El motivo por el cual me estoy poniendo en contacto con usted es para comentarle que cuanto antes necesita ponerse en contacto con el ingeniero Pedro Torres al 2211280276, ya que el asunto a tratar es de suma importancia particular. Yo tengo unas reuniones, pero en cuanto me desocupe me estaré comunicando para ver en qué términos quedó con el ingeniero Pedro. Que quede claro, no es un asunto oficial por el uso de mi correo particular y no del correo de la dirigencia del partido para tratarlo directamente con usted. Sin más agradezco su atención”. El dirigente Estatal del PRI comenta que hicieron un correo similar al que usa de manera personal (¿hicieron, quienes?) y fueron dirigidos a los alcaldes de Tequila, Tepatlaxco y Tempoal así como a líderes de organizaciones sendos mensajes, esto es, peticiones de dinero, por lo que presentó una denuncia y demandó al Fiscal, Jorge Winckler Ortiz que se hagan las debidas investigaciones y se cite a declarar a los que resulten responsables. Ahora que, definitivamente, no creemos que Marlon sea sonámbulo o sufra desdoblamientos pero, entonces, si no fue él, ¿quién pudo usar su correo personal o hackearlo para pedir dinero a militantes “distinguidos” apenas tomando posesión del cargo?

EN ESTO de la política suelen suceder cosas muy raras, y como dicen por ahí, haz fama y siéntate a dormir, no faltan los intrépidos que siguen cuestionando a Marlon por las misivas enviadas y este sigue negando que haya sido el autor de semejantes peticiones. De lo único que es responsable es de la inmovilidad en que tiene al PRI desde el pasado 28 de Abril, día en que le otorgaron su constancia de mayoría, cuando se impuso a las fórmulas integradas por Adolfo Ramírez y Silvia Domínguez; Carlos Aceves y Marilda Rodríguez y Damara Isabel Gómez y Eligio Morales (el llamado hombre verde). De entonces a la fecha el PRI está más estático que nunca, no existe, no se mueve, no se ve, y los tiempos apremian, lo que hace suponer que la dirigencia Estatal la quería solo por tener un cargo y un salario ahora que las cosas están tan complicadas para los partidos.

PERO VOLVIENDO a Lorena Piñón, mal anda el PRI cuando mantiene en sus filas a infinidad de sujetos que han saqueado al Estado y al País, y en un acto de complicidad a ultranza se les permite seguir militando mientras que a la joven mujer que se le puede acusar de haber intentado una candidatura del PAN pero no de robar –como muchos que ahora hasta enfrentan procesos penales- o, incluso, que saltaron de otros partidos se les permite la militancia priista sin que pase nada. Tal vez lo más lamentable es que las mujeres priistas se han quedado calladas ante el autoritarismo del Consejo Político Nacional que sigue ejerciendo un sentido machista de la política, aun cuando necesita gente como Lorena Piñón que sin recursos económicos y solo con la firme voluntad, buscan una posición a la que tienen derecho como militantes.

QUE LASTIMA que las mujeres priistas callen ante la infamia de su dirigencia nacional que, para variar, encabeza una mujer que no ha sacado la cara por su género, y que acata el despotismo de un Consejo Nacional que se espanta de que alguien haya intentado ser candidato de otro partido a un cargo de elección popular cuando su propio instituto le cerró la oportunidad, en tanto sigue consintiendo a corruptos y otros bichos como los bautizo alguna vez Vicente Fox Quesada en campaña: tepocatas, alimañas y víboras prieta. Vaya modernidad del PRI. OPINA carjesus30@nullhotmail.com