Línea Caliente

Por Edgar Hernández*

 

¡Por una justicia pronta y expedita para quienes menos tienen, se pronuncia el Poder Judicial!

 

Una profunda revisión a los casos de centenares de indígenas que están en las cárceles del estado por delitos, que incluso no cometieron y cuyo único pecado fue no saber hablar español para defenderse, inició el Poder Judicial del estado.

“Se trata de un Plan de Impartición de Justicia para Personas, Comunidades y Pueblos Indígenas a fin de revisar caso por caso de indígenas recluidos en los Ceresos del estado por delitos no cometidos o acusaciones falsas e incluso por no tener dinero para contratar un  abogado y defenderse”, adelantó el Magistrado Presidente del Tribunal Superior de Justicia, Edel Álvarez Peña.

Estimaciones hechas por el INEGI revelan que aproximadamente 800 mil indígenas veracruzanos habitan las zonas más depauperadas de Veracruz, y más de 20 mil de ellos se encuentran recluidos en cárceles por delitos que incluso no cometieron.

Históricamente los grupos indígenas se encuentran prácticamente diseminados en toda la territorialidad, pero su concentración se compacta y redefine las “fronteras” de sus regiones: la Huasteca, el Totonacapan, así como las regiones Popolucas y Nahuas.

Como dato histórico habría que tener presente que en el año de 1800 Veracruz se componía del 91% de población indígena y que en la actualidad solo queda el 10% en lo más apartado e inhóspito de nuestra tierra.

Por tanto en el tema de la justicia el Poder Judicial del estado, decidió tomar el asunto en sus manos y atender los diversos casos de reclusión de los indígenas por la vía de una mesa de trabajo con jueces de ejecución para analizar caso por caso el estado que guardan estas personas a fin de que puedan obtener los beneficios que da la ley.

En este sentido, Alvarez Peña destacó que se van a atender estos temas y el protocolo de actuación para quienes imparten justicia en casos que involucren a comunidades y pueblos indígenas que han estado promoviendo y dando a conocer en los distritos judiciales del norte, centro y sur del estado.

“Se trata de un tema humano”, dijo.

“Son personas que son ciudadanos como todos nosotros que por circunstancias de la vida están detenidos y tienen derecho a la libertad. Sin embargo, por ignorancia o falta de recursos no saber qué hacer para promover los beneficios que la ley les otorga”.

De ahí que sostuvo que “es muy importante entender y conocer cómo piensan ellos con respecto a sus responsabilidades y actitudes con la vida; si nosotros con la responsabilidad que tenemos como jueces de ejecución no cumplimos con ellos o con cualquier otro ciudadano nuestro compromiso, estaríamos fallando en nuestra responsabilidad”.

Alvarez Peña pidió a los jueces “redoblar esfuerzos y poner el interés que corresponda a un tema tan sensible como este; hoy por hoy ser juez es una gran responsabilidad”; ustedes son testigos de la evolución del derecho, estamos viviendo cosas diferentes y nuevas en todas las materias lo que nos obliga a prepararnos de mejor manera”.

Concluyó anunciando que “vamos a seguir nombrando a más jueces de ejecución, con más facultades; todo en favor de Veracruz”.

Son tiempos de cambio para la justicia, todos en favor de los que menos tienen y para el caso de los indígenas, el pago de una deuda histórica.

Tiempo al tiempo.   

 

*Premio Nacional de Periodismo