En el marco del Día Mundial del Medio Ambiente, el ayuntamiento de Naucalpan aprobó este primero de julio restringir, el uso de bolsas, popotes de plástico, o de poliestireno mejor conocido como unicel, así como de utensilios desechables en centros comerciales, oficinas, restaurantes, centros de espectáculos y otras unidades económicas que operen en Naucalpan. Además, se promueve aminorar los efectos que estos materiales de plástico originan en el medio ambiente, a través de la prevención y el control de éstos, desde la generación, transportación, almacenamiento, manejo, tratamiento y disposición final, tanto en el entorno urbano como en el industrial.

De acuerdo con el reglamento se aplicaran multas de hasta 4 mil 224 pesos a quien no atienda esta disposición, informó la regidora Paulina Pérez González. Esta medida causa preocupación entre comerciantes y consumidores, que temen ser extorsionados por inspectores falsos y hasta por policías por usar, comprar o vender productos en bolsas de unicel y plástico, ya que esta regla que entró en vigor no se esperaba hasta el año 2020.

Comerciantes pedían este plazo para poder obtener materiales alternativos y de bajo costo. A lo que la regidora panista indicó “la población puede iniciar poco a poco con la migración al uso de utensilios fabricados con materiales biodegradables”. La participación de la sociedad en la planeación, determinación y evaluación de la política ambiental es, para impulsar el rescate de áreas urbanas, lo que permitirá restaurar el entorno ecológico y elevar la calidad de vida de la población en los fraccionamientos, zonas industriales y campestres, así como los ejidos que conforman el municipio.

Esta nueva ley tiene como objetivo principal, que se prohíba el uso de estos objetos que dañan al medio ambiente, ya que se estima que 13 millones de toneladas de este material, llegan a los mares cada año.

LBP Noticias