Opiniones y Comentarios

Julio Ricardo Blanchet Cruz

diariolibertad@nullgmail.com

 

Desde siempre se ha sabido que La Falla de San Andrés, que recorre gran parte de la costa del Pacífico Norte, 1,300 Kms. es una zona telúrica que, según los expertos,  algún día volvería a sacudirse como…

Porque han de saber ustedes, amables lectores, que los seres humanos; que según Friedrich Nietzsche (1844 – 1900)  hicimos a Dios a nuestra imagen y semejanza Ciertamente contrario a lo que nos han hecho creer…

Y debe de tener razón; porque si como dicen, fuimos creados a su imagen y semejanza; incuestionablemente se puede concluir, ante lo que es evidente, que Dios es un auténtico desastre…

Pero finalmente es domingo, día que se deja de trabajar y se dedica a El.  Recordándole que El, y solo El, es el mero-mero de todo.  Y se le reza y se le reza por todos lados y de diferentes maneras, pero lo alaban y le agradecen todo lo que ha hecho, hace y hará por todos ellos…

Dejándolos en libertad para que maten a los animales y destruyan los bosques y selvas y ríos y mares y cielos; que finalmente los hizo para su goce y disfrute.  Y aquí todo se hace porque así El lo dispone…

Y de paso, entre rezo y rezo le piden algo, lo que sea; lo mismo sacarse la Lotería que curarse el cáncer, que heredar lo inesperado, que se vaya AMLO, que regrese el PRI; que al cabo que a nadie le hace caso -en eso si que se parecen los políticos a El-…

Las Virtudes Teologales, Fe, Esperanza y Caridad, apenas si se asoman en bellas esculturas por todo el mundo; pero ni siquiera les tienen asignado un día internacional para recordarlas…

Máxime cuando ya hay días internacionales de todo-. El primer sábado de abril es el día internacional de la guerra de almohadas; por poner un ejemplo…

Cabe citar, para continuar con lo inverosímil, que “La Teología es una disciplina que estudia el conjunto de conocimientos sobre Dios; sus atributos y perfecciones”-así se describe, no lo estoy inventando.  Los científicos lo mismo estudian a Dios, que a las bacterias…

Y las Virtudes Teologales son los hábitos que Dios infunde en la inteligencia y en la voluntad del hombre, para ordenar sus acciones hacia El mismo… 

 

Haciendo reflexionar detenidamente, en que todo indica, por no decir que confirma, que los hechos a su imagen y semejanza nomás son los políticos…

Pero estábamos en La Falla de San Andrés, que tiene aterrados a más de 30 millones de habitantes de la zona de Los Ángeles y San Francisco; que si con el movimiento telúrico de anteayer que alcanzó 6.2 °, se acordaron de otros anteriores -especialmente el de 1906 de 7.8 ° que desbastó la Ciudad de San Francisco dejando más de 3 mil muertos…

Y el de 1989, recordado por casi todo el mundo ya que ocurrió durante la transmisión de un juego de la Serie mundial de Base Ball…

El del día de ayer llegó a 7.1 °.  Y aunque al parecer no ocasionó graves daños, hasta lo que al momento se sabe, pero siempre sucede que después aparecen otras cosas, las decenas de réplicas tienen aterrorizados a sus habitantes…

Muchos de ellos, sobre todo los que viven en edificios, han salido de las ciudades.  Mismas que crecieron a sabiendas de que algún día se presentaría el esperado Gran  Terremoto, que los propios científicos aseguran que ya debió de haberse presentado, es decir, que se están tardando.  Pero es de reconocerse que cada vez que los científicos hacen sus cálculos, les fallan…

Pero ni con el primer temblor y las decenas de réplicas que se presentaron antes del segundo, todavía de mayor en intensidad, la gente acaba de cobrar consciencia del peligro que corren…

Porque una cosa es saber algo; y otra cosa muy distinta es estar consciente de lo que se sabe.  Ejemplo…

La gente sabe “perfectamente bien” que el fumar es dañino, que produce cáncer; pero no está consciente de ello.  Ni del daño que se hace a sí mismo; ni del daño que les hace a los demás…

Si estuviera consciente no fumaría.  A menos que sea estúpido ¡claro! y aún así, pueden llegar a dirigir el Fondo de Cultura Económica…

Por eso al rato se les olvida el temblor y el susto -si es que no hay más sismos-  regresarán a sus cotidianas vidas de siempre como si nada hubiera pasado; y se acostumbran a ello…

Porque el ser humano, hecho a imagen y semejanza de las cucarachas -pues es junto con ellas el único animal que puede sobrevivir en cualquier lugar y condición- se acostumbra a todo.  Menos a la paz.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.