El actor y bailarín Cameron Boyce, uno de los rostros más conocidos de la factoría de televisión infantil de Disney en la última década, falleció este sábado en Los Ángeles a los 20 años. La familia confirmó la noticia a la cadena ABC, e informó de que la muerte ha sido consecuencia de una enfermedad que el actor y bailarín padecía desde hace tiempo. Durante toda su adolescencia Boyce actuó para Disney y se convirtió en uno de los rostros más conocidos de una nueva camada de actores de televisión por sus papeles en la serie “Jessie” y las películas de “Los descendientes”.

Nacido y criado en Los Ángeles de padre negro y madre blanca judía, una mezcla con la que solía bromear, empezó a practicar desde muy pequeño el baile, especialmente el breakdance. Debutó con nueve años en la película de terror “Reflejos”. Dos después protagonizó junto a Adam Sandler la comedia “Son como niños” y su secuela, donde interpretaba a uno de los hijos de Sandler. Sus papeles más conocidos han sido en la serie de Disney Channel, “Jessie” (2011-2015). Interpretó durante 100 episodios a Luke Ross, el hijo travieso de un matrimonio de millonarios. De ahí pasó a demostrar su talento como bailarín en la saga de películas de televisión “Los descendientes”, también de Disney.

La familia ha publicado un comunicado en el que se lee: “Informamos con profundo dolor de que hemos perdido a Cameron. Falleció mientras dormía debido a una convulsión, resultado de una afección médica por la que estaba siendo tratado. Sin duda, el mundo ha perdido una de sus luces más brillantes, pero su espíritu vivirá a través de la bondad y la compasión de todos los que lo conocieron y lo amaron”. Finalmente, la familia pide “intimidad en estos momentos, intensamente difíciles”. La muerte de Boyce fue muy lamentada en las redes sociales por un público que ha crecido con él.

LBP Noticias