Qué consentidor resultó el alcalde de Xalapa, el morenista Hipólito Rodríguez. Ahora que los 400 pueblos ya forman parte de la Cuarta Transformación, el señor alcalde le ve pocos defectos a los encuerados de los 400 pueblos y sale con su discurso de la libertad de expresión: “Hay un principio básico que es la libertad de expresión y de manifestación. Pero también hay otro principio básico que es no lastimar a terceros y trastornar la movilidad. Ni les ayuda a ellos porque la gente los ve con malos ojos porque está generando un trastorno y ni ayuda a la ciudadanía porque lo que quieren todos es circular de manera eficiente”.

Como dijimos, muy consentidor el señor que el único defecto que le ve a los 400 pueblos es que son muy cochinos, pues dejan tirada su basura y sus heces alrededor del Centro Histórico de Xalapa. Dice Hipólito que él les va a dar clases de civismo, para que los señores se sepan comportar y pongan la basura en su lugar.

Lo mejor sería que Hipólito Rodríguez se los lleve para su casa, los invite a desayunar por las mañanas y los deje dormir en su jardín. Si tanto los consiente, pues que los adopte.

LBP Noticias