Javier Duarte, ese gran hijo de la chingada; traicionar es su segundo apellido. Dice que como buen ciudadano su deber es colaborar

En Libertad bajo Palabra no le tenemos miedo a las palabras, y por ello a las cosas las llamamos por su nombre. Javier Duarte, exgobernador de Veracruz, se merece con creces el apelativo que ponemos en el título. Y no sólo por el gran saqueo que llevó a cabo en Veracruz, que fue monumental y que él sigue negando. Ahora el exgobernador, preso en el Reclusorio Norte, se ofrece como testigo pues presume tener información privilegiada que puede integrarse a las carpetas de varios funcionarios de alto rango que están siendo investigados por la Fiscalía General de la República. El hijo de la chingada de Duarte dice que como buen ciudadano su deber es colaborar en esas investigaciones. Duarte dice que cuenta con información valiosa y detallada en contra de algunos exfuncionarios públicos, y aquí no dice si esos exfuncionarios están o no siendo investigados. ¿Qué es lo que busca Javier Duarte? ¿De quién se quiere vengar? ¿Se vengará de Peña Nieto quien lo dejó a su suerte, a pesar de que ya dijo que el expresidente le dio dinero para sobornar a Elías Beltrán de la PGR? ¿Será que quiere aparecer suicidado en una celda del Reclusorio Norte? ¿Quiere poner en peligro a su esposa e hijos? Y es que las personas a quienes piensa acusar no se andan con contemplaciones. Total, ya lo dice el dicho: “No es indio el que no se venga”, y Javier Duarte, por muy fifí que se haya sentido, siempre tuvo alma de indio, un indio muy hijo de la chingada.

La gran vida de Andrés Dominguez Castillo, todo con dinero de la UPAV; sólo le bastaron dos años como presidente del patronato

Hicieron llegar a nuestra redacción las fotografías de los muchos viajes y muchos autos que adquirió el licenciado Andrés Dominguez Castillo, quien fuera presidente del Patronato Alianza para el Fomento del Aprendizaje durante el sexenio de Yunes Linares. Cabe mencionar que en dicho patronato es donde se depositaban todas las colegiaturas y cuotas recibidas por los alumnos de la UPAV; recaudación que hacía una sumatoria millonaria. Nos comentan que Domínguez Castillo desvió mucho de ese dinero para su provecho, comprando vehículos a nombre de Alianza para el Fomento del Aprendizaje o para usos personales como su BMW, su nuevo coche Mazda 3, la camioneta Explorer, la remodelación y ampliación hacia atrás de su casa en flor de Gardenia 9 en el Fracc. Dos vistas de Las Ánimas, o el departamento de lujo que tiene en la torre Península en Alvarado, departamento que al parecer está a nombre de su esposa. Denuncian que sin ese desvío de recursos tampoco habría podido pagar un sinfín de viajes a Estados Unidos a partidos de basquetbol o de futbol americano, o a Europa a un partido de la Champions; también se fue turistear a Barcelona, Madrid, Marruecos y otras ciudades, todo con dinero de los alumnos de la UPAV. ¡Chula vida! Y sólo tuvo que robar dos años.

Que Rocío Nahle estuvo atrás de la renuncia del secretario de Hacienda; en lugar de renunciarla a ella, renuncia Carlos Urzua

Mario Maldonado es considerado uno de los especialistas en temas financieros de El Universal. En la columna donde aborda la renuncia de Carlos Urzua como secretario de Hacienda, Maldonado señala a tres personajes como los responsables de la caída de Carlos Manuel Urzua: Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia, Raquel Buenrostro oficial mayor de Hacienda, y Rocío Nahle, secretaria de Energía. Sobre la Nahle el analista señala: “Y de la secretaria de Energía, Rocío Nahle, ni hablar: es considerada por los primeros cuadros de Hacienda como una funcionaria obstinada que, de estar en sus manos las decisiones del sector, pondría en riesgo las finanzas públicas del país sin siquiera reparar en la gravedad de ello. De hecho, el plan de negocios de Pemex que se presentará esta semana terminó por colmar la paciencia de Carlos Urzúa y del subsecretario Arturo Herrera”. Ya lo hemos advertido con anterioridad, Rocío Nahle será la Rosario Robles del gobierno de Andrés Manuel López obrador. No es posible que el presidente no se dé cuenta de la nocividad y la ambición de esta mujer que ya fue desnudada en su corrupción por un reportaje de Eje Central de Raymundo Riva Palacio. Pero en lugar de renunciar a la Nahle, AMLO prefirió aceptar la renuncia de Urzua, quien había estado trabajando con él mucho antes de que la Nahle lo entoloachara.

Armando Ortiz                                                           aortiz52@nullhotmail.com