La suerte de Javier Duarte está en manos de la justicia guatemalteca. Y es que cuando Guatemala concedió la extradición de Javier Duarte al gobierno de Enrique Peña Nieto fue para que se le juzgara por hechos de corrupción y lavado de dinero. La ley de extradición entre ambos países señala que, si se decide juzgarlo por otros delitos no contemplados en el documento de extradición, entonces el gobierno de México debe pedir permiso para que al extraditado se le juzgue por delitos nuevos. Ese permiso se pidió desde hace muchos meses, pero se había quedado olvidado por ahí. Ahora que a Javier Duarte se le soltó la lengua, pues alguien de la FGR o de la Secretaría de Relaciones Exteriores, se acordó del permiso solicitado para que a Javier Duarte se le juzgue por el delito de desaparición forzada, delito por el que podría alcanzar una pena de 30 años de cárcel. Se espera que a más tardar en un mes el gobierno de Guatemala tenga listo ya definido si permite que se juzgue a Duarte por desaparición forzada. De momento una jueza giró desde hace un año una orden de aprehensión en contra del exgobernador de Veracruz, para que, si pone un pie afuera del Reclusorio Norte, se le aprehenda de inmediato para ser juzgado en Veracruz.

 

Detienen a la madre de Lozoya, tiene 71 años; el hijo la empuercó en sus delitos. Estaba con los nietos de vacaciones en isla alemana

Habíamos informado que la Fiscalía General de la República tenía varias órdenes de aprehensión en contra de los familiares de Emilio Lozoya, exdirector de PEMEX durante el gobierno de Peña Nieto. Las órdenes de aprehensión estaban para Marielle Eckes, esposa de Lozoya; Gilda Lozoya, hermana del exdirectivo; Nelly Aguilera, una empresaria de bienes raíces para Gilda Austin, madre de Emilio Lozoya. Pues a esta última, una mujer de 71 años a quien la Interpol buscaba en más de 190 países, la detuvieron en una isla alemana mientras vacacionaba con sus nietos. Esto es lo que ha informado el abogado de la familia Lozoya, quien nunca pensó que fueran a detener a su clienta, una mujer de 71 años quien seguramente fue empuercada por el hijo en sus negocios ilícitos. La madre de Lozoya también está acusada de delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita y asociación delictuosa, en el caso Odebrecht. Las que siguen son la esposa, la hermana y la amiga, a quien los de Interpol siguen buscando.

 

Que son siete los implicados en el asesinato de Norberto Ronquillo; el padre niega la deuda de los 600 mil pesos

Este miércoles 24 de julio se llevó a cabo la audiencia de control de detención y formulación de imputación por los delitos de secuestro y homicidio contra Oscar “N”, chofer de Uber, y José “N”. Estos sujetos están acusados del secuestro y asesinato del joven estudiante de la Universidad del Pedregal, Norberto Ronquillo. Son dos de los cuatro detenidos, uno el que manejó el auto y otro el que le dio muerte al estudiante. La Procuraduría capitalina informa que son siete personas las que estuvieron implicadas en la muerte de Norberto Ronquillo. Presos se encuentran Óscar “N”, José “N”, Daniel “N” y Fernando “N”; buscadas son Yuritzia, expareja sentimental de Norberto y la señora Elvia. Existe un séptimo implicado, el que presuntamente habló para negociar el rescate del que hasta el momento se desconoce su identidad, pero que se presume pueda ser del entorno escolar de Norberto Ronquillo. Sobre la deuda de los 600 mil pesos que se dice fue el motivo del secuestro, el padre del estudiante de la Universidad del Pedregal ha dicho que él no cree que esa deuda exista, pero que las investigaciones tendrán la última palabra.

 

Armando Ortiz aortiz52@nullhotmail.com