ALMA GRANDE

Por Ángel Álvaro Peña

El hecho de que esto haya sucedido en un estado que fue bastión del PAN por casi 30 años habla de la perspectiva de sus militantes respecto al futuro de su partido.

La extensión de mandato de dos a cinco años por parte del gobernador electo de Morena, Javier Bonilla, habla de la manera en que los panistas encuentran mayor afinidad e intereses en Morena que en el partido que los llevó a una curul en el Congreso local.

La crítica permanente del PAN hacia el gobierno federal, la mayoría de las veces irracional y poco reflexiva, debe canalizarse hacia el interior de ese partido, porque el hecho de que siete de12 legisladores hayan preferido votar a favor de la extensión de mandato de un morenista, habla acerca de la posibilidad de renunciar o, simplemente, despreciar a su partido.

El PAN ha dejado de ser lo que fue, que en sus peores momentos fue una oposición sólida y con la representación de la derecha mexicana que es mínima pero no deja de existir; ahora, el PAN no llega a ser ni oposición ni disidencia, mucho menos es un contrapeso político.

Es la segunda fuerza electoral del país, pero con una enorme diferencia ante el puntero, y esto puede convertirla en una fuerza inexistente como ahora lo será en el Congreso local de Baja California, donde siete de los 12 panistas serán expulsados, sin embargo, ellos no dejarán de ser diputados locales, lo que hará el líder nacional del PAN, será reducir la influencia de su bancada en ese congreso.

En cuanto el líder nacional del PAN supo la deserción de sus legisladores, amenazó con expulsarlos del partido, montó en ira y de inmediato se dio a la tarea para preparar todo para alejarlos de sus filas, sin darse cuenta de que dicha conducta es resultado de su liderazgo que deja mucho que desear.

Así, el PAN inicia formalmente el proceso de expulsión de siete diputados locales de Baja California que avalaron la reforma que permitió pasar de dos a cinco años el mandato del próximo gobernador, Jaime Bonilla Valdez.

El instituto político informó que igual procedimiento se hace con la alcaldesa de Playas de Rosarito, Mirna Rincón Vargas, y el síndico Miguel Ángel Vila Ruiz, por haber votado en contra de la Constitución y de los derechos de los ciudadanos.

La dirigencia nacional del PAN indicó que, en uso de sus facultades, inició el proceso de expulsión ante la Comisión de Orden y Disciplina Intrapartidista del Consejo Nacional, la cual en el desahogo de pruebas deberá darles derecho de audiencia.

Explicó que los argumentos para solicitar la expulsión son la contravención de los estatutos generales del partido, así como sus reglamentos, la inaplicación de la sentencia de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, que había resuelto que la gubernatura sería de dos años.

Sin duda este tipo de movimientos acusan fragilidad en el PAN, en un estado donde se le arrebató la primera gubernatura al PRI por parte de la oposición. Ahora, el PAN está avisado sobre esa vulnerabilidad que empieza a caracterizarle, es tiempo de que empiece a aprender de sus errores.

La descomposición en la oposición no sólo puede advertirse en el PAN sino en los que fueron partidos fuertes, incluso en algunos partidos que estuvieron en el poder por décadas; aquí, es necesario reflexionar sobre lo que en realidad sucede en la política nacional, porque una cosa es que tenga el gobierno federal una oposición en los medios y otra que sea real esa oposición de manera organizada, porque es evidente que ya los partidos diferentes a Morena consideran que ese partido que los vio nacer como políticos y al que le deben todo, no les dará más triunfos electorales.

La oposición debe reactivarse, refundarse, renacer. De otra manera estarán otorgando un mandato que ahora critican y que sólo le han fortalecido en los últimos meses. No se han dado cuenta que, al descalificar sin argumentos, en la mayoría de los casos, fortalecen a un partido que sigue aplastándolos, aunque no estén en campaña ni haya elecciones de por medio.

Si la medida es legal o no, es lo menos relevante para la democracia mexicana, lo realmente importante es la manera en que un grupo mayoritario de panistas en sus cargos de elección popular vota por la ampliación de mandato de un partido diferente al suyo.

Para darle un matiz de criminalidad y delito al acto, estos legisladores fueron acusados de aceptar dinero de Morena, cierto o no, tampoco es relevante, ante la decadencia de la segunda fuerza electoral del país, cuyos militantes mostraron no tener futuro dentro de su instituto político y actuar de manera individualista y con un oportunismo que hará historia dentro y fuera de Acción Nacional. PEGA Y CORRE. – Es tiempo de que empiecen los juicios contra los políticos del pasado, hasta ahora sólo hay investigaciones, ahora que un juez federal del estado de Morelos ordenó al gobierno de Chihuahua proceder a la captura del exgobernador César Duarte Jáquez, sobre quien hay vigentes 21 órdenes de aprehensión por los delitos de peculado agravado y enriquecimiento ilícito, es tiempo de hacer justicia y que impere la legalidadEsta columna se publica los lunes, miércoles y viernes.

 

angelalvarop@nullhotmail.com