Luis Ángel Bravo está en arresto domiciliario, así que vaya usted a saber cómo se pudo lastimar el exfiscal duartista al grado de tener que llevar muletas para presentarse ante el juez, para pedir que se cerrara su caso, para así gozar de una libertad plena para poder disfrutar de los beneficios de la Cuarta Transformación. Vale señalar que Arturo Bermúdez Zurita utilizó el mismo truco, llegar con muletas al juzgado de Pacho Viejo a firmar como lo debería hacer cada semana.

En el caso del Capitán Tormenta el juez le tuvo compasión y lo eximió de ir a firmar cada semana; pobrecito, iba con su patita lastimada. Luis Ángel Bravo no tuvo la misma suerte, o no actuó tan bien como Bermúdez Zurita que el juez no se tragó el cuento de las muletas, por lo que lo regresó a su arresto domiciliario a esperar a que su caso se resuelva. A qué presuntos delincuentes tan descuidados.

Resulta que todos, Gina, Flavino, Nemi, Bermúdez y ahora Luis Ángel Bravo, una vez que los retiran del poder, o se enferman o se accidentan. Al parecer una nubecita de mala suerte los acompaña a donde vayan, o lo que es más seguro, no se les quita lo trinqueteros y quieren seguir viendo la cara de pendejos a los veracruzanos.

LBP Noticias