El caso conmocionó a la India, pues en la clínica de Uttar Pradesh una mujer tuvo un parto muy doloroso, esto debido a que la bebé que estaba naciendo traía dos protuberancias enormes en la parte posterior de su cabeza. La mujer había tenido un embarazo muy tranquilo, sin complicaciones. Sin embargo, al momento de nacer la bebé se dieron cuenta que había dos cabezas más. Esto se corroboró gracias a la resonancia magnética, donde se pudo observar que las protuberancias tenían incluso rasgos faciales y cabello.

El defecto con el que nació la pequeña es conocido como encefaloceles. De acuerdo con un diccionario médico “el encefalocele es una protrusión o un bulto (en forma de saco) formado por la salida del encéfalo y las membranas que lo recubren a través de una abertura en el cráneo. Se produce cuando el tubo neural no se cierra completamente durante el embarazo”. La pequeña fue trasladada al Hospital de Distrito en Etah.

Los médicos ya estudian la manera de realizarle una cirugía para extirparle las dos protuberancias anormales. De acuerdo con el parte médico la pequeña tiene un 55 por ciento de probabilidades de salir viva de la operación. Y en caso de que saliera viva de la operación, tiene apenas un 75 por ciento de probabilidades de que la deformación no le acarrea secuelas. Toda India y otros países que conocieron la noticia suman sus deseos de que todo salga bien para la pequeña.

LBP Noticias