El nepotismo y tráfico de influencias en la diputada Rosalinda Galindo es consecuencia de la deshonesta permisividad que el mismo gobernador Cuitláhuac García ha fomentado. Si el gobernador del estado puede tener parientes cercanos y hasta puede descaradamente negarlo, porque la íntima amiga de Cuitláhuac García, Rosalinda Galindo, no iba a meter a todos sus parientes a nómina. Nos enteramos en Los Políticos de Salvador Muñoz, que la familia entera cobra en total 365 mil pesos mensuales. Rosalinda Galindo Silva cobra 143 mil como diputada; Rafael Rigoberto Galindo Silva, hermano de la diputada, 44 mil; Héctor Santiago Galindo Silva, hermano de la diputada, 33 mil; Esperanza Galindo Silva, hermana de la diputada, 21 mil pesos; Katia Alejandra Alvarado Galindo, hija de la diputada, 15 mil; Juan de Dios Alvarado García, esposo de la diputada, 64 mil; Jorge Ignacio Aguilar Figueroa, cuñado de la diputada, 15 mil. A esto habría que sumar los sueldos de Nadia Isabel Alvarado Galindo, hija de la diputada que trabaja en Turismo, pero de la que se ignora su sueldo y José de la Cruz, cuñado de la diputada que trabaja en Invivienda, pero del que tampoco aparece su sueldo. En total ocho parientes cercanos: esposo, hermanos, hijos, cuñados. Esto, perdón por como lo expresamos, es una mentada de madre para la Cuarta Transformación.

Tiene orden de aprehensión pendiente y a dónde cree que se fue a manifestar; a la Fiscalía. Capturan a Alfonsina por temeraria

Los 400 pueblos siempre gozaron de impunidad porque el gobierno en turno los protegía. Es por ello que a pesar de que este grupo causara daño a varias propiedades, incluso de periodistas, a pesar de tener ordenes de aprehensión pendientes, nadie les hacía nada. La impunidad los hizo tan temerarios que aun teniendo orden es de aprehensión, seguían vandalizando en las calles con el pretexto de la manifestación social. Pero a cada santo se le llega su hora y así fue que Alfonsina Sandoval Urbina fue detenida mientras se manifestaba enfrente de la Fiscalía General de Veracruz. La señora, lideresa de las mujeres de los 400 pueblos tenía una orden de aprehensión “con mandamiento de captura vigente dentro del Proceso Penal 103/2017, del Juzgado de Proceso y Procedimiento Penal Oral de Poza Rica, Veracruz, misma que fuera librada por un Juez de Control en fecha 8 de diciembre de 2017”. A la señora se le acusa por su “probable participación en los delitos de privación ilegal de la libertad, lesiones dolosas calificadas y robo de vehículo, delito en el que se utilizaran armas de fuego para su consumación”. Y teniendo esa orden de aprehensión vigente, ¿usted esperaría que Alfonsina anduviera escondida? Pues no, la señora seguía armando desmanes con los 400 pueblos, porque creía que, con el permiso del gobierno de Cuitláhuac García, el brazo de la ley no la iba a alcanzar. Pero siendo la Fiscalía autónoma, la orden de aprehensión se tenía que consumar, y se consumó.

Gloria Sánchez, la senectud le sienta mal; defendiendo al Cuic se sume en una senil abyección

Los que conocimos a la maestra Gloria Sánchez como luchadora social nos sentíamos orgullosos de contarnos entre sus amigos. La vimos mantener su postura de izquierda intachable, siempre del lado de las causas sociales. En lo particular a mí me tocó ir a dar pláticas sobre literatura a un grupo que ella presidía en el local de la Avenida Xalapa, frente a Economía. Después con gusto acudí a su llamado para ser jurado de uno de los concursos de cuento que convocara la recién nacida Morena. Pero una vez que Gloría Sánchez llegó al Senado, a la tribuna de los senectos, la maestra perdió la sensatez tratando de defender lo indefendible. Gloria Sánchez no le debe su puesto en el Senado a nadie, ni al mismo López Obrador; mucho menos a Cuitláhuac. Por lo mismo no se explica uno como se sumerge en el ejercicio de la abyección. Presume Gloría Sánchez, en Twitter, su esfuerzo abyecto por defender al indefendible Cuitláhuac García: “Les comparto un comunicado que condena el intento de linchamiento mediático del Fiscal General del Estado de Veracruz contra nuestro Gobernador, @CuitlahuacGJ”. Con la publicación de este comunicado la senecta senadora defiende la mentira, la deshonestidad y el nepotismo del gobernador de Veracruz. La pobre mujer habla de un linchamiento mediático, como si las torpezas de su gobernador y sus fallos no fueran dignas de una crónica periodística. Pobre Gloria, cuando debería hacer gala de su experiencia, sólo hace gala de su insensata abyección.

Armando Ortiz aortiz52@nullhotmail.com