Durante los días dorados del presidencialismo se erigió una verdad inapelable, nada de lo que sucedía en el país era ignorado por el presidente; nada se movía si el presidente no estaba de acuerdo. Con la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia de México se esperaba que las practicas del presidencialismo quedaran en el pasado. Es difícil creer que López Obrador no estuviera al tanto de lo que se pretendía hacer en Baja California, ampliar el periodo de Jaime Bonilla, gobernador electo, de dos a cinco años.

Máxime si se entiende que la que echo a andar esa aberración política fue la misma presidenta del partido Morena; es difícil creer que Yeidckol hubiera actuado motu proprio. Gustavo de Hoyos, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) no tiene dudas de ello, antes bien él asegura que López Obrador y Jaime Bonilla, pactaron desde hace tiempo la ampliación del mandato.

Gustavo de Hoyos publica en Twitter una foto en donde se ve al presidente AMLO, entonces precandidato a la presidencia, junto con Jaime Bonilla; la foto está tomada en San Diego, en el Petco Parck. De Hoyos asegura que desde ese tiempo se hizo el pacto de hacerlo primero senador, después superdelegado y finalmente gobernador.

LBP Noticias